méxico | 29 de Mayo de 2019

En la imagen, Alfonso Ancira, fue detenido anoche en el aeropuerto de Palma de Mallorca y estaría a la espera de su traslado a Madrid, luego que un juez de la Audiencia Nacional de España, ordenara su ingreso en prisión preventiva. Foto Juan Pedro Martínez y Guillermo Esteban/ Especial para La Jornada.

Por

Por 

Alonso Urrutia y Alma Muñoz / La Jornada
Ciudad de México, 29 de mayo. En el caso judicial iniciado en contra del ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya y del dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, no existe una persecución política, se trata de procedimientos ya iniciados en el sexenio pasado, que no se podían detener, sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
Alfonso Ancira, presidente de AHMSA, fue detenido anoche en el aeropuerto de Palma de Mallorca y estaría a la espera de su traslado a Madrid, luego que un juez de la Audiencia Nacional de España, ordenara su ingreso en prisión preventiva para ser recluido previsiblemente en la cárcel de alta seguridad de Soto del Real.
 
Durante su conferencia de prensa, el mandatario recordó la trama de irregularidades relacionadas con la privatización y recompra de una planta de fertilizantes, que incluyeron sobreprecio y un crédito, que en conjunto lleva la operación a cerca de los 800 millones de dólares.
 
En este caso, "no podíamos voltear la hoja, cerrar los casos porque en esta planta, además de que se destinó dinero público, dinero del pueblo a la compra, se autorizó un crédito de 300 millones de dólares para rehabilitarla", indicó.
 
Cuestionado si en las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera tuvo algún peso el hecho de que su titular,  Santiago Nieto,  hubiera tenido choques en el sexenio anterior con Lozoya, el presidente descartó que detrás de las respectivas  órdenes de aprehensión hubiera algo personal.
 
López Obrador también fue cuestionado si los alcances de la investigación pudieran involucrar al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray.
 
El mandatario replicó que la  investigación está en manos de la Fiscalía General de la República (FGR) "y ellos van a decidir si se ciñe o se acota a los presuntos responsables ahí señalados, o se amplía".
 
"Pero no hay persecución política", subrayó López Obrador. "Son hechos que involucran presuntos delitos, que se tienen que investigar, seguir y se tienen que castigar, en el caso de que así lo determinen los jueces".
 
Ratificó que no va a detener ninguna investigación. Si bien "no es mi fuerte la venganza", la UIF tiene la instrucción de que todos los asuntos que surjan sean presentados ante la FGR, señaló.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?