espectáculos | 28 de Noviembre de 2019

Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat presentarán su gira No hay dos sin tres en el Auditorio Nacional. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Ana Mónica Rodríguez / La Jornada
Ciudad de México, 28 de noviembre.- Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina recordaron su juventud en la época de la dictadura franquista, en la que “prevalecía una sociedad puritana y represiva, sobre todo, referente a las relaciones entre hombres y mujeres. La guitarra era un medio para acercarse a los labios de las mujeres y a algo más”.

De buen humor, reflexivos e incisivos, estos compañeros de andanzas hablaron sobre política; se refirieron al feminismo, la misoginia, la poética de sus canciones, al exilio, pero sobre todo compartieron su pasión por la música y su idilio con México, cuya relación con este país surgió hace décadas. Incluso “mis canciones son cada vez más mexicanas”, afirmó Sabina.

“Somos individuos que han encontrado esta forma curiosa de unir texto y música; nos gusta ganarnos la vida de esta forma, que nos ha permitido ser muy felices en estos años. Somos cantautores, que en realidad, es un término que no me gusta nada”, expresó Serrat. “Es horrible”, secundó su compatriota.

El irreverente dúo ofreció una conferencia de prensa en el escenario del Auditorio Nacional, donde presentarán su concierto No hay dos sin tres, este viernes y sábado, como parte una gira que incluye otras cinco presentaciones en otros recintos del país.

“Siempre he sido feminista”

A la pregunta acerca de la lucha feminista, Serrat contestó: “yo siempre lo he sido; creo que el progreso del movimiento es evidente, aunque para que las cosas estén parejas hace falta más; también se deben cambiar nuestras mentalidades”.

Sabina rechazó los señalamientos de que sus canciones son misóginas. “De todas las revoluciones planteadas en el siglo XX, que han sido una gran decepción y fracaso, quiero aplaudir a las feministas porque son las únicas que están dando pasos de gigante”.

Serrat aclaró: “en algunas de mis canciones se podrían encontrar frases que lo son, pero trato de soslayar algunas, otras no, porque forman parte de la misma broma de esta historia. Trato de entender que este mundo no es un drama; es, si acaso, una tragedia a la que nos tenemos que sobreponer”.

Entre bromas, también mostraron su rechazo a la palabra “fan”, porque “viene de fanático y a mí no gusta eso. Siempre quiero pensar que él y yo, lo que tenemos son cómplices”, aseguró el intérprete de Y nos dieron las 10.

Acerca de las pasadas elecciones en España, Joaquín Sabina admitió: “no estamos muy contentos ni tirando cohetes con todo el proceso; es un momento muy delicado, en mi país y en toda Europa. Venimos del Cono Sur a México y hemos visto como recibieron con la elegancia de siempre a Evo Morales. El Sur está estallando, pero lo único que tienen todos los estallidos en común es que las personas se quejan de que los gobernantes no las escuchan y creo que tienen razón”.

En España, “nunca hemos tenido un gran líder como (Enrique) Peña Nieto”, ironizó, lo que causó la risa de los presentes.

Oleada del reguetón

El reguetón no quedó fuera de las reflexiones en torno a las preferencias musicales. “Oigo de todo. No pongo límites a nada, no tengo prejuicios, pero esta oleada del reguetón o hip hop, que al principio me ilusionó, ahora preferiría que no hubiera rima, porque vaya porquería que se oye por ahí”, sostuvo Sabina.

Serrat comentó: “Con la música me pasa al igual que con la comida, como de todo, pero normalmente sólo repito de algunas cosas”.

Tras divertidas acusaciones, Serrat se refirió a la próxima boda de su colega con Jimena Coronado. “Como padrino me siento emocionado, porque siempre supe que él era un hombre... más allá de esta fachada de canalla, tramposo, embustero, mezquino, traidor, sabía que había un caballero y ha respondido como tal”.

Esto, admitió Sabina, “era una cosa íntima que no pensaba comentar; gran parte de lo que se dice ahora, esta gira lo celebra porque habla de la amistad, de la camaradería y de las canciones que son un género mágico y rarísimo que viaja más rápido que las personas”.

Los poetas e intérpretes, al final, sostuvieron: “Los artistas nunca deben llegar a la autocensura, el arte debe ser libre y equivocarse en libertad”.

La gira No hay dos sin tres comenzó a principios de noviembre y en territorio mexicano se presentarán este viernes y el sábado en el Auditorio Nacional; el 4 de diciembre, en la Arena Monterrey; el día 6, en el Auditorio Telmex, en Guadalajara; el 9 y 10 regresarán al coloso de Reforma, y el 13 se presentarán en el Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez, en Querétaro.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?