mundo | 28 de Septiembre de 2019

Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Redacción
Washington, 28 de septiembre.- La jueza federal Dolly Gee bloqueó ayer las reglas del gobierno del presidente Donald Trump sobre la detención de niños inmigrantes porque no cumplen con el acuerdo de 1997 que define las condiciones para la custodia de los menores de edad. 

La jueza Gee expuso que las nuevas reglas no cumplen con el acuerdo Flores alcanzado en 1997, el cual ordena al gobierno dejar a los niños en libertad bajo tutela de un familiar que viva en Estados Unidos lo más pronto posible. 

La decisión se anunció tras una audiencia en que los abogados de menores expresaron que las reglas permitirían al gobierno de Estados Unidos mantener encerrados a los menores de manera indefinida y en instalaciones que no cuentan con licencia estatal para esos fines. 

Al mismo tiempo, en Washington, la mayoría de la Cámara de Representantes respaldó por segunda vez un proyecto de ley que pone fin a una emergencia nacional en la frontera sur que el presidente Trump decretó en febrero. 

El proyecto fue enviado a la Casa Blanca, donde se espera que el mandatario lo vete. 

También en esa capital, la Cámara de Representantes de nuevo intentó revocar la decisión de Trump de usar fondos militares para construir su prometido muro en la frontera con México, pero igualmente es de esperar que el mandatario, como ha asegurado antes, vetará la iniciativa. 

La decisión se tomó por 236 votos a favor y 174 en contra. 

Aunque el Senado federal aprobó el proyecto la semana pasada, con respaldo de una decena de legisladores republicanos, la votación de ayer fue distinta, pues ocurrió tras la publicación de una lista de 127 proyectos de construcción militares, para 3 mil 600 millones de dólares, que serán cancelados para financiar el muro y varios de los cuales están en estados o distritos republicanos. 

Mientras los partidarios de Trump argumentan que el dinero es necesario para proteger la frontera, los demócratas denuncian que Trump se está burlando de la autoridad del Congreso para controlar los recursos de la nación y han advertido que no habrá dinero para remplazar el que ha sido desviado para el muro. 

Sólo 18 mil refugiados 

En materia migratoria, el Departamento de Estado dijo ayer en un comunicado que planea permitir que sólo 18 mil refugiados se asienten en Estados Unidos en el año fiscal 2020, la cifra más baja en la historia moderna del programa de refugiados. 

En una medida que activistas calificaron de ultraje a los compromisos humanitarios del país, el gobierno dijo que tenía que cambiar su enfoque para procesar cientos de miles de solicitudes de asilo pendientes, la mayoría presentadas por inmigrantes centroamericanos que cruzaron la frontera con México. 

Asimismo, grupos defensores de los derechos civiles exigieron ayer que el órgano interno de control del Departamento de Seguridad ­Nacional indague la práctica de enviar a solicitantes de asilo embarazadas a México mientras se procesan sus casos. 

Las embarazadas han sido obligadas a dormir en el piso y se les ha entregado agua y alimentos ­inadecuados estando bajo custodia de Estados Unidos. Después han sido enviadas a México, donde sus necesidades médicas son, en gran parte, ignoradas hasta que entran en trabajo de parto, según denuncia de la Unión Americana de Libertades Civiles y los proyectos de Derechos Civiles de Texas.