cultura | 26 de Noviembre de 2019

En la Decena Trágica y la posterior traición de Victoriano Huerta, fue fiel al presidente y fue arrestado junto a Madero y José María Pino Suárez. Foto tomada del libro Imágenes de Pancho Villa, de Friedrich Katz

Por

Por 

Laura Gómez Flores y Carlos Paul / La Jornada
Ciudad de México, 26 de noviembre.- A cien años de su aniversario luctuoso, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México realizó hoy una ceremonia cívica en honor del general Felipe Ángeles, para recordar su participación y trascendencia en la Revolución Mexicana, y por lo cual su sobrina-tataranieta solicitó a las autoridades que sea incluido de manera destacada en los libros de historia.  

Helena Torres Ángeles señaló que los jóvenes no tienen la más mínima idea de quién fue Felipe de Jesús Ángeles Ramírez, quien nació en Zacualtipán, Hidalgo, el 13 de junio de 1868, “no saben de su importancia en la Revolución, de sus valores y su heroísmo”.  

El general hidalguense contaba con un gran humanismo y firmes valores de justicia, y “tenía mucho respeto por sus enemigos y por la vida de civiles e inocentes, lo que lo llevó a ser criticado, pues rompió con el estereotipo del soldado arbitrario y brutal”.  

Destacó que, “su ética era admirable. Siempre procuró salvar vidas. Felipe Ángeles jugó un papel trascendental en la historia de México y no ha recibido el reconocimiento que se merece”, dijo en el parque recreativo que lleva su nombre, ubicado en Venustiano Carranza.  

Ante el secretario de Cultura, José Alfonso Suárez del Real, y funcionarios, la titular del Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, Loredana Montes López, se refirió a la juventud, reputación, trayectoria militar, lealtad, valentía y lucidez del general.  

“No combatió por dinero, sino por servir al país, su capacidad científica-matemática fomentó su vocación como maestro, pues era un hombre muy preparado, y en su momento denunció actos de corrupción, porque tenía un alto sentido del honor”, afirmó.  

Durante su trayectoria personal, familiar y militar, puntualizó, demostró ser incorruptible y tener un alto sentido del honor, pero fue víctima de un “amañado juicio sumario” que lo llevaría a ser fusilado.  

A 100 años de la “injusta muerte” de un hombre honorable y lealtad por su patria, su vida es una lección de historia para todos los mexicanos, expresó, antes de que el titular de Cultura depositara una ofrenda floral y realizara una guardia de honor en su estatua.  

La banda de música acompañó la ceremonia del general traicionado, juzgado y fusilado en Chihuahua, quien citó: “Mi muerte hará más bien a la causa democrática que todas las gestiones de mi vida. La sangre de los mártires fecundiza las buenas causas”.  

El desconocimiento de la labor realizada por el hidalguense, quien combatió por México contra los invasores norteamericanos y franceses; y fue nombrado director del Colegio Militar, en 1911, por Francisco I. Madero, atrajo a pocos asistentes.  

La importancia por ello de que se conozca su labor al frente de la Zona Militar en Morelos, para enfrentar a las tropas zapatistas, donde cambió las tácticas de exterminio y tierra arrasada de sus predecesores, por una lucha más humanitaria que respetaba la vida de los capturados, consideró su joven familiar.  

En la Decena Trágica y la posterior traición de Victoriano Huerta, fue fiel al presidente y fue arrestado junto a Madero y José María Pino Suárez, pero no fue fusilado gracias a su prestigio en el ejército, aunque fue desterrado a Francia, recordó la Secretaría de Cultura.  

Ángeles regresó en secreto para unirse al Ejército Constitucionalista y el presidente Venustiano Carranza le ofreció, en 2013, ocupar la Secretaría de Guerra; y estuvo con Francisco Villa y su División del Norte, donde realizó memorables acciones de armas.  

Después de las derrotas de Villa en el Bajío ante Álvaro Obregón, en 1915, y del triunfo de Carranza, los generales Villa y Ángeles se separaron y tiempo después, en la sierra de Chihuahua, fue traicionado y capturado.  

Tras formársele consejo de guerra, fue fusilado el 26 de noviembre de 1919, recordó la dependencia.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?