Baja California | 23 de Agosto de 2020

El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez durante una conferencia de prensa a medios de comunicación de Mexicali. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Mireya Cuéllar Hernández
Tijuana, 23 de agosto.- El proyecto para que la iniciativa privada construya una planta solar fotovoltaica en Baja California – con un costo de más de 200 millones de dólares- “es vulnerable” sino lo apoya el gobierno federal, reconoció el gobernador Jaime Bonilla, quien informó que recibió una llamada telefónica de la secretaria de Energía, Rocío Nalhe, pidiéndole “esperar”.  
Este martes vence el plazo para que los interesados en generar 80 megawatts adquieran en 250 mil pesos las bases de la licitación publicada el viernes pasado en el Diario Oficial de la Federación. El gobierno estatal firmará un contrato con quien resulte ganador para comprarle energía durante los próximos 30 años.

Baja California, explicó el gobernador, quiere resolver el problema de déficit de energía eléctrica que padece todos los veranos, estimado en 480 mega watts; y que le obliga a programar apagones en Mexicali, cuando la ciudad está entre 45 y 50 grados centígrados de temperatura, y a bajar el “suich” diariamente durante varias horas al sistema que bombea el agua del Río Colorado - depositada en la capital- a Tijuana.

“Nos va a llegar una carta, están muy alarmados... están todos acalambrados porque Baja California se sale del carril”, dijo durante la transmisión en vivo –vía Facebook- que hace todos los días para informar sobre los distintos proyectos en marcha de la administración.

En algunos momentos muy coloquial, mostró su preocupación de que “le hablen al oído al Presidente” y en el centro del país no entiendan los problemas de Baja California.

Explicó que “independientemente de quien tenga la competencia” -para autorizar la instalación de una planta de energía solar -, Baja California ya no quiere depender de la compra de energía a California, quien “nos vende si le sobra”, acotó la titular de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial del estado, Karen Postlehwaite Montijo.

Bonilla recordó que la federación canceló el proyecto de conectar la península a la red nacional eléctrica (que llega hasta Hermosillo, Sonora) por falta de recursos.      

“Ahora resulta que México se indigna porque estamos tratando de generar nosotros, cuando hemos hablado por meses con la CFE para que nos conecten o hagan lo que tengan que hacer para que BC se conecte al sistema nacional …a veces tenemos que gritar, llamar la atención para que volteen para acá”.

Bartlett ya nos dijo que no tienen dinero, apuntó, que costaría 2 mil millones de dólares “pero sí los gastan en otras partes, y cuando buscamos un inversionistas nos dicen no. No lo hagan. Eso no se vale tampoco... ahora que sacamos la licitación nos dice (la SE) no sabíamos que necesitaban energía”.

-¿El gobierno federal lo puede frenar (el proyecto)?, le preguntaron periodistas a Bonilla en una conferencia de prensa que ofreció la tarde del sábado.  

-Fue en los mejores términos. Me avisó (la titular de Energía) que se daba cuenta de una licitación. No es un enfrentamiento con el gobierno Federal. Es un posicionamiento del estado libre y soberano que necesita generar energía. Si nos dejan a la deriva, nosotros vamos a buscar alternativas. Nuestro trabajo no es aguantarnos, es resolver los problemas.  

Postlethwaite reconoció que para la instalación de la planta hay permisos que deberá dar la federación. El próximo 8 de septiembre es la primera junta de aclaraciones para las empresas interesadas y el 8 de octubre deberá emitirse el fallo del ganador. Se anunció que ya son tres las empresas que compraron las bases de licitación y que hay otras tantas interesadas.  

Una información que causo impacto en las redes sociales de los políticos locales fue lo publicado en el sentido de que un hijo de Carlos Salinas de Gortari, Emiliano Salinas Occeli, a través de la empresa Orca Energy, sería al final el beneficiado con la licitación. Bonilla lo negó públicamente.