Baja California | 22 de Julio de 2019

Ahorita está en cinco años pero puede cambiar; independientemente de eso nosotros vamos a trabajar todos los días igual, si es cinco o seis... no es el fin del mundo, afirmó el próximo mandatario respecto a la polémica por la reforma constitucional. Foto cortesía

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 22 de julio.- El gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, adelantó que respetará cualquier decisión que emita la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en torno a los recursos que se presenten por la modificación al artículo octavo transitorio de la Constitución bajacaliforniana que amplió su mandato de dos a cinco años, la cual fue aprobada por mayoría de diputados locales el pasado 8 de julio.

"Ahorita está en cinco años pero puede cambiar; independientemente de eso nosotros vamos a trabajar todos los días igual, si es cinco o seis, y vamos a salir adelante con nuestros proyectos que tenemos plasmados por escrito y eso no va a cambiar el estado de ánimo, no vamos a decir que no tiene chiste. Eso no importa... no es el fin del mundo", dijo ante integrantes del Grupo Minarete la mañana de este lunes, de acuerdo con un comunicado de prensa.

"¿Para qué tanto brinco si está tan parejito el piso? Si tienen razón en sus inconformidades, lo va a decidir una autoridad. Yo no tengo problema, yo me sujeto y seré respetuoso de la ley, que lo decida la Suprema Corte, pero para qué tanto escándalo. Si creen ellos que tienen la razón, nomás que esperen... es todo lo que tienen qué hacer", afirmó y aclaró que no está esperando a tomar posesión el 1 de noviembre para trabajar, pues ya está avanzando en sus proyectos. 

Desde la aprobación de la reforma, diversos actores políticos se han manifestado en contra y han presentado recursos bajo el argumento de que se vulneró la decisión del electorado que votó por un gobierno de dos años; el actual gobernador, Francisco Vega de Lamadrid, afirmó que no publicará la modificación en el Periódico Oficial del Estado y anunció que presentaría una acción de inconstitucionalidad.

Al exponer sus planes y proyectos ante Grupo Minarete, Bonilla Valdez advirtió que el Pacto Federal "lo dice muy clarito. Es un pacto entre iguales, el Congreso federal es igual que un Congreso estatal. No tienen aquellos mucha más ascendencia o más autoridad moral que el congreso local. Eso es el pacto federal. Sin embargo, hay leyes que hasta se contradicen, he consultado a gente que conoce. Así como hay gente que dice que no fue correcta, hay gente que dice que somos completamente libres y soberanos en nuestras acciones".

Argumentó que "al final del día los diputados son los que representan al pueblo, no el Ejecutivo. Ellos son los que tienen el pulso del pueblo. Lo único que demuestra es que no hay chayote... No nos interesa que un medio hable bien de eso nada más para tratar de impresionar, al final del día eso se soluciona en la Suprema Corte y yo seré muy respetuoso con todo y gabinete, de lo que decida".

Bonilla Valdez acusó que fue blanco de un ataque mediático "por parte de ciertos grupos con claros intereses políticos"; en el comunicado recordó que se publicaban "hasta 80 notas diarias, luego, cuarenta y creo que ya hay solo dos... están entrando en cuenta que eso lo va a resolver la Suprema Corte de Justicia, y dejará de ser nota. Todos los medios al mismo tiempo iniciaron con descalificativos, acusaciones, injurias a diputados, asumiendo que se había cambiado la voluntad de los diputados porque hubo compensaciones...".

Integrantes del Grupo Minarete se refirieron a la importancia de que Baja California cuente con un gobierno de largo alcance, y de acuerdo con el boletín, el empresario José Galicot consideró que "dos años es algo ridículo, luego vendrá otra campaña política. Para los empresarios eso debe ser un insulto, por ello estamos a favor de un gobierno a largo plazo".

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?