Baja California | 20 de Noviembre de 2019

El mandatario afirmó que por lo menos tres ex gobernadores se encontraban “pateando el bote” por lo que podrían ser investigados al seguir la ruta del dinero. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Cristian Torres Cruz y Luis Arellano

Mexicali, 20 de noviembre.- El gobernador Jaime Bonilla Valdez aseguró este miércoles que el desfalco a las finanzas estatales podría llegar a los 2 mil millones de pesos, una vez que se concluya la revisión de las cuentas de su antecesor el panista Francisco Vega de Lamadrid; además advirtió que las irregularidades en el manejo de recursos públicos podría involucrar también las administraciones de José Guadalupe Osuna Millán y Eugenio Elorduy Walther, también emanados del PAN.

Dijo que ya tenían varios meses trabajando por lo que consideró que el ex auditor superior del estado Carlos Montejo Oceguera debió tener resultados antes, por lo que luego de su renuncia se armó un expediente con el que se presentó una denuncia por peculado y desvío de fondos.

Hasta el momento se tiene registro de un desfalco de mil 200 millones de pesos contabilizados entre facturas falsas a empresas que no existen u otras con direcciones en el Distrito Federal que resultaron casas abandonadas que hacían negocios con el Ejecutivo del estado por 400 millones de pesos, incluso afirmó que encontraron empresas que se registraron el mismo día que recibieron el pago.

Son 40 empresas que entregaron facturas falsas, pero hay más de 90 con otras irregularidades como la inexistencia domiciliaria, abundó el mandatario.  

El gobernador de Baja California dijo que aún se están haciendo los cálculos pero estiman que el quebranto -correspondiente a los años 2017 y 2018- podría llegar a los 2 mil millones de pesos ya que hasta el momento no se ha podido revisar la documentación de 2019, por lo que esperan seguir encontrando irregularidades.

Pero no solo eso, después de 30 años de gobierno de un partido político, el estado se endeudó sin que hubiera supervisión y contrapeso, por lo que la investigación incluirá a los ex gobernadores José Guadalupe Osuna Millán y Eugenio Elorduy Walther, señaló.

Respecto a la denuncia que se presentó el martes, afirmó que los delitos son tan obvios que no pudieron esconderlos y explicó que hay ilegalidades que rayan en el peculado, cohecho, enriquecimiento ilícito, falsificación de documentos, abuso de autoridad, fraude, abuso de confianza entre otros.

El titular del Ejecutivo indicó que por lo menos tres ex gobernadores se encontraban “pateando el bote” por lo que podrían ser investigados al seguir la ruta del dinero. Los tres mandatarios anteriores son los panistas Francisco Vega de Lamadrid, José Guadalupe Osuna Millán y Eugenio Elorduy Walther.

Jaime Bonilla adelantó que en los próximos días presentará una terna para integrar al fiscal anticorrupción ya que este personaje sería el encargado de darle seguimiento a la investigación contra los funcionarios pasado, mencionó Bonilla Valdez.

La intención es que haya justicia por este desfalco, para que se lleve a cuentas al ex gobernador Vega de Lamadrid y pague con cárcel o con los activos que hizo ilícitamente.

No justificaron endeudamiento
Sobre los ex gobernadores Osuna Millán y Elorduy Walther afirmó serán investigados porque la deuda del estado está cercana a los 33 mil millones de pesos, pero no hubo desarrollo que justificara ese endeudamiento.

Vega de Lamadrid recibió el gobierno con una deuda de 13 mil millones de pesos, dejándola en casi 33 mil, explicó, además de que Osuna Millán también incrementó el pasivo en 6 mil millones.

En lo que respecta al ex gobernador Elorduy Walther, se investigará la cantidad de propiedades que hizo durante su gestión, incluso edificios propiedad de su familia que están rentados al gobierno del Estado sin que se necesiten, adelantó Bonilla Valdez.