méxico | 20 de Junio de 2019

A contracorriente de su bancada, votaron en contra, las Morenistas Nestora Salgado, Jesusa Rodríguez y Ana Lilia Rivera. Se abstuvieron Blanca Estela Piña, también de Morena y los panistas Víctor Fuentes y Martha Márquez. Foto La Jornada

Por

Por 

Andrea Becerril y Víctor Ballinas / La Jornada

Ciudad de México, 20 de junio. Luego que el Senado de la República ratificara el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, (T-MEC), los presidentes de México y de Estados Unidos celebraron por separado, vía twitter, el aval de los legisladores por notable mayoría a este acuerdo comercial entre las naciones del norte de América. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la "notable mayoría" que ratificó el Tratado de Libre Comercio (T-MEC) entre nuestro país, Estados Unidos y Canadá, y manifestó la convicción del país de mantener relaciones de amistad y de cooperación con estos socios comerciales.

"Con todo respeto nos adelantamos a Canadá y a Estados Unidos y volvemos a reiterar nuestra determinación y convicción de mantener relaciones de amistad y de cooperación para el desarrollo con Canadá y Estados Unidos. Queremos la integración, no sólo de los gobiernos y de las relaciones económicas o comerciales, queremos la integración de nuestros pueblos, queremos la integración de nuestra América"

A través de un video, trasmitido en su cuenta de Twitter, el mandatario expuso que "estamos apostando por el libre comercio . No tenemos ninguna duda; sabemos que hacía falta esta ratificación como también hacía falta un complemento, el que cambiara la política económica como está sucediendo".

En Washington, el presidente estadunidense Donbald Trump felicitó al mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador por la ratificación del T-MEC. Vía Twitter, escribió que el acuerdo se corroboró con un gran margen, y terminó expresando su deseo de que se tome la misma decisión en el congreso de su país.

Los legisladores de todas las fuerzas políticas coincidieron en que el tratado es un instrumento que contribuirá a un posicionamiento fuerte del país en la actual coyuntura internacional y la advertencia de la oposición de que se requerirá una postura firme del gobierno federal para defender la soberanía frente a las amenazas del mandatario estadunidense, Donald Trump.

Senadores avalan por mayoría T-MEC

El T-MEC y sus seis acuerdos paralelos fueron avalados con 114 votos a favor, cuatro en contra –tres de ellos de senadoras de Morena– y tres abstenciones. En tribuna, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Héctor Vasconcelos, resaltó que todas las fuerzas políticas coinciden en que ese acuerdo "resguarda los mejores intereses de México en esta coyuntura específica".

Se trata de "un mensaje contundente para la estabilidad económica del país, las empresas mexicanas y el economía nacional", recalcó el presidente del Senado, Martí Batres, al declarar ratificado ese acuerdo tripartita, suscrito el pasado 30 de noviembre del 2018.

Sin embargo, el PAN, por conducto de Gustavo Madero, advirtió que "de poco servirá el T-MEC si los intereses electorales de Estados Unidos lo toman como rehén" y el senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García, dijo que ese tratado "es un respiro", ante la incertidumbre financiera y el peligro de recesión, pero el riesgo es que Trump pretenda continuar con las hostilidades "y nos obligue a convertirnos en su patio trasero y en tercer país seguro".

La coordinadora del PT, Geovanna Bañuelos de la Torre, dijo que es imprescindible aprender de los errores del pasado. "México cumple con sus socios y espera lo mismo de ellos", expuso, en nombre de Morena, la senadora Bertha Alicia Caraveo. "Estamos seguros de que es mejor construir puentes comerciales que fronteras infranqueables", resaltó el coordinador del PVEM, Raúl Bolaños Cacho.

Al presentar el dictamen el senador Vasconcelos resaltó que "es de celebrar" que el consenso se haya logrado en el contexto de la crisis que estamos enfrentando desde hace unas semanas, ante la amenaza de medidas unilaterales del gobierno estadunidense que podrían tener consecuencias graves y eventualmente impredecibles sobre nuestra economía.

Resaltó luego las partes del T-MEC de alto beneficio para el país. "Este tratado otorga certidumbre y estabilidad a los flujos comerciales y de inversión, profundiza la integración económica y la competitividad de la región, integra nuevos capítulos en diferentes materias, como derechos laborales, comercio digital, anticorrupción, pequeñas y medianas empresas y medio ambiente".

Además, establece un mecanismo de revisión y extensión del tratado, con la finalidad de adecuarlo a los retos que enfrentará la región y, "es de destacar que el tratado garantiza la soberanía de México sobre los recursos energéticos y los hidrocarburos de nuestro subsuelo".

A su vez la panista Gina Andrea Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores para América del Norte, dijo que el tratado representa una importante apuesta para el futuro, ya que "nos da la esperanza de que habrá inversiones, empleos dignos y salarios competitivos".

El senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza adelantó desde tribuna que votaría en contra, porque considera que el T-MEC responde al mismo modelo de hace 25 años, pero ahora reforzado con mayores políticas proteccionistas de Estados Unidos.

A contracorriente de su bancada, votaron en contra, las Morenistas Nestora Salgado, Jesusa Rodríguez y Ana Lilia Rivera. Se abstuvieron Blanca Estela Piña, también de Morena y los panistas Víctor Fuentes y Martha Márquez.

El tratado fue remitido al Ejecutivo federal.