méxico | 19 de Octubre de 2019

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard estuvo presente durante la llamada que sostuvieron el presidente Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump. Foto La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz / La Jornada
Nochixtlán, 19 de octubre.- Los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump acordaron iniciar acciones inmediatas para “congelar el tráfico de armas hacia México, proveniente de Estados Unidos”, después de los hechos violentos ocurridos en Culiacán, Sinaloa, informó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Ebrard y Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública, establecerán hoy contacto con el embajador de México en Estados Unidos, Christopher Landau, y a través de él con las diferentes agencias de aquel país para definir un encuentro entre autoridades de ambos países para cumplir ese objetivo. López Obrador pidió que esto se realice “no más allá de lunes o martes, para que se pueda presentar a la opinión pública qué pasos se van a dar de manera inmediata” para congelar las armas con el uso de tecnología.

Al detallar sobre el contenido de la conversación telefónica, en entrevista Ebrard dijo que López Obrador le pidió a Trump “que se congele el tráfico de armas que proviene de Estados Unidos a México. ¿Quiere usted ayudarnos? Paremos ese tráfico, porque ayer vimos en Culiacán calibres que se ven solo en acciones de guerra”.

Trump le contestó “que le parecía muy bien, que se puede hacer con base en la tecnología. Hoy existe, la tenemos al alcance, que no tiene que ver con que en Estados Unidos cambien sus leyes, tiene que ver con que no ingresen a México armas que son ilegales y además ponen en peligro la vida de muchas personas”.

El canciller comentó que en la llamada que ambos mandatarios sostuvieron a las 9 de la mañana, por espacio de 15 minutos, no hubo reclamo de Trump hacia López Obrador porque no se ejecutó la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Y que la respuesta fue que “se hiciera de inmediato un encuentro entre las autoridades de los dos países; que se presentara en el transcurso de la próxima semana las acciones inmediatas que se van a tomar para lograr el objetivo de congelar, no reducir, el tráfico de armas hacia México proveniente de Estados Unidos.

Fue una respuesta “muy positiva” ante el planteamiento de López Obrador de “congelar en la frontera el tráfico de armas con el uso de tecnología por parte de los dos países”. De hecho, sostuvo, “la misma tecnología tendríamos que usar para que la droga no pase de México hacia Estados Unidos, cosa que ya sabemos, pero ahora de las armas que vienen de allá para acá”.

 
“Porque uno de los factores que más influyó en los acontecimientos de Culiacán es el número, calibre, alcance de las armas que vimos que tiene la delincuencia”.

Insistió que la llamada que hizo directamente Trump a López Obrador -lo buscó desde ayer- “da cuenta de una muy buena relación y nos va a permitir, quizá por primera vez en muchos años, efectivamente controlar ese tráfico hacia México de armas”.

Trump le expresó a López Obrador “que respeta mucho su trabajo y que estarían en la mejor disposición de escuchar lo que México tenga que plantear para coadyuvar o cooperar o respaldar las iniciativas que México va a tomar”.

López Obrador le agradeció “sobre todo el tono de respeto y de solidaridad con México y le señaló que la más alta preocupación de México son las armas” utilizadas en Culiacán -en el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán.

“Son impresionantes. Son armas de calibre 50 que pueden fácilmente atravesar cualquier blindado, incluso cemento. Pueden destruir a una velocidad increíble y a distancias largas. Y eso es uno de los factores que influyó mucho en Culiacán”.

Afirmó que López Obrador le recordó a Trump que México ya había planteado el tema sobre el control de las armas. “Quiero comentarle que usando tecnología los dos países, cerremos en la frontera, congelemos el tráfico de armas, que es lo que está causando bajas en México, como lo que usted acaba de ver”. Y le comentó que más o menos 80 por ciento de las armas “que vimos provienen de Estados Unidos”.

Ebrard dijo que continúa el despliegue de la Guardia Nacional, y sigue vigente la orden de presentación y aprehensión “de ésta y otras personas”. A pregunta expresa, dijo que autoridades de ambos países seguirán trabajando en conjunto para ejecutar la orden de aprehensión de Ovidio Guzmán.

Sostuvo en la llamada entra ambos mandatarios no hubo reclamo porque no se le detuvo para extraditarlo. “No se aceptaría, en territorio nacional. Para ese caso, ellos tienen extradiciones pendientes nuestras”.

Ebrard también informó al presidente que ayer hubo una reunión del grupo de seguridad de alto nivel entre el gabinete de seguridad extraordinaria con el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, agentes de la DEA y otros personajes estadunidenses.

“Fue una sesión breve, extraordinaria”, donde los estadunidenses manifestaron a México su respaldo, plantear cuáles son las necesidades que México tendría en su caso, en donde Estados Unidos pudiera contribuir”. Dijo que corresponde al secretario de Seguridad Pública mexicano, Alfonso Durazo, dar más detalles sobre el encuentro.

“Pero la parte principal, la parte doctrinalmente, México ya abandonó la idea del daño colateral. Dicho de otra manera, si se hubiera dado la orden de continuar el operativo Culiacán, se estima que los muertos, sobre todo por la población civil, habrían rebasado los 200, a juzgar por las circunstancias en que se estaba en ese momento”.