Baja California | 18 de Octubre de 2019

Los activistas, a su regreso de la Ciudad de México. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 28 de octubre.- En visita a la Ciudad de México, realizada el 16 de octubre, se constató que Constellation Brands no tiene permisos otorgados en la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ni en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aseguró el presidente del Comité para la Defensa del Agua, Jesús Fernández Gardea.

“Regresamos de la Ciudad de México con mucha esperanza, ahora sí vemos la luz al final del túnel, porque ya sabemos a ciencia cierta que tenemos un presidente consiente del grave problema del agua que hay aquí en Baja California y en específico en el valle de Mexicali”, indicó el miembro del grupo de resistencia, Rigoberto Campos González.

Explicó, a por lo menos medio centenar de activistas y ejidatarios, que fue recibido por integrantes de la Comisión Especial que analiza el tema de Constellation Brands, a petición del presidente de la República.

El ex candidato a diputado detalló que mostraron a los integrantes de la Comisión Especial datos nuevos sobre la situación del acuífero del valle de Mexicali.

Además, a las autoridades de Conagua les cuestionaron qué hace el gobierno mexicano ante la declaración de Plan Binacional de Contingencia, estipulado en el acta 323 de la Comisión Internacional del Límites y Aguas (CILA), firmada en 2017.

Campos González criticó que sin consultar a los dueños de los permisos de agua, con las actas 323 y 319 los mexicanos estemos vendiendo agua a Estados Unidos, pues el gobierno vecino aportó recursos para mejorar la infraestructura hidráulica en el valle de Mexicali, a cambio de volúmenes de agua que ya no llegarán a México, explicó el integrante del comité.

Los activistas, asimismo, mostraron a los integrantes de la comisión especial un análisis de salinidad de una parcela del ejido Morelos, demostrando que el nivel de salitre está muy elevado y no se puede sembrar con buena cosecha.

Baja estas circunstancias, dijo Campos González, se hace necesario el riego por inundación para que bajen los niveles de salinidad, dijo el activista en defensa del agua.

Entregaron también los resultados de análisis químico de tres pozos, donde el más bajo resultó con mil 700 partes por millón de sal, y el más alto con 3 mil 800 partes por millón de sal.

El agua arriba de mil partes por millón de sal no es apta para consumo humano ni un buen desarrollo de las siembras, aseguró Campos González, mostrando los análisis de laboratorio.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?