Baja California | 16 de Noviembre de 2019

La escena del crimen, aislada por el SDPD. Foto Ana Lilia Ramírez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez

San Diego, 16 de noviembre.- La tragedia en que un hombre asesinó a su ex esposa y disparó contra sus cuatro hijos, para suicidarse después, ocurrió a una familia de origen latinoamericano.

Los hechos se registraron en 2150 Flintridge y Bolivar, vecindario de Paradise Hills, San Diego. La autoridad local no reveló los nombres del agresor y sus víctimas, a petición de familiares, según informó Martha Sainz vocera del Departamento de Policía de San Diego (SDPD).

Expuso que se trató de un crimen pasional; el hombre, de 31 años de edad, abrió fuego con un arma corta en contra de su ex pareja, de 29 años, y los hijos de ambos de 3, 5, 9 y 11 años, para después quitarse la vida.

“Éste –dijo– fue un caso de violencia doméstica. El sospechoso, sabemos, fue el papá (de los niños) y esposo de la señora”.

En el lugar fallecieron el hombre, la mujer y un niño de 3 años; tres menores, de 5, 9 y 11 años, fueron llevados a un hospital, en estado de gravedad. Allí fallecieron dos de los infantes, de 5 y 11.

Sometido a cirugía, hasta la tarde de este sábado, el niño de 9 años continuaba en estado crítico de salud.

La mujer había solicitado una orden de restricción en contra de su ex pareja, y ayer se la había otorgado un juez, precisamente el día que el hombre la asesinó junto a sus 4 hijos varones.

Familiares se mostraron desconcertados por el crimen. “Estamos, como decimos, agüitados. Mirábamos a los niños y a la muchacha, hasta me dieron ganas de llorar” declaró uno de ellos.