méxico | 16 de Octubre de 2019

Quedan profundas secuelas de la guerra sucia. Foto @CMDPDH

Por

Por 

Sergio Ocampo Arista / La Jornada

Chilpancingo, Guerrero, 16 De octubre.- Octavio Gervacio Serrano, vocero del Colectivo de Esposas e Hijos de Desaparecidos en la Guerra Sucia, del municipio de Atoyac, informó que pedirán al presidente Andrés Manuel López Obrador, se ofrezca recompensa a quien informe del paradero de sus familiares.

Esto se haría a través de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, de la Secretaría de Gobernación.

Entrevistado en esta capital, antes de la reunión de representantes de la Secretaría de Gobernación, con el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (Codehum), Ramón Navarrete Magdaleno, Serrano propuso que el monto de la recompensa se fije con base en los estándares internacionales, como ocurrió con el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa.

Solicitarán que se integre, indicó, una Comisión de Búsqueda, pero que no suceda como con la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), que creó el ex presidente Vicente Fox, en la cual no hubo resultados.

Pidió que en esta nueva comisión participen expertos internacionales, y se incluya un equipo de buzos, para que inicien una búsqueda en puntos del litoral del Pacífico, desde Oaxaca hasta Michoacán, a partir de testimonios de los testigos que vivieron en el período de la Guerra Sucia (1969-1979), y se percataron de que muchos de sus familiares fueron lanzados al mar desde helicópteros militares.

Mencionó también que existen puntos específicos donde harán excavaciones en el municipio de Atoyac, para buscar a sus familiares; por ello reiteró su petición de que el gobierno federal ofrezca una recompensa económica, que permita que policías estatales, de la motorizada, y militares de la época rindan sus testimonios.

Serrano recordó que el extinto guerrillero Octaviano Santiago Doniocio hablaba de mil 200 desaparecidos de la guerra sucia, tan sólo en Guerrero, “pero nosotros tenemos un registro de 650. Queremos saber la verdad de una vez por todas; no es posible que el gobierno no sepa en dónde están nuestros familiares”.