espectáculos | 15 de Febrero de 2015

Los músicos de Maldita Vecindad se volvieron a reunir tras tres años de diferencias. Foto Chava Rock / Archivo
Los músicos de Maldita Vecindad se volvieron a reunir tras tres años de diferencias Foto Foto Chava Rock / Archivo

Por

Por 

Chava Rock

Ciudad de México, 15 de febrero.- Maldita Vecindad se presentará en el Palacio de los Deportes el próximo sábado 21 de febrero, como parte de la gira celebratoria por su 30 Aniversario.

Después de guardar una serie de diferencias que parecían irreconciliables, el grupo se tomó el riesgo de girar para celebrar con sus seguidores una de las carreras más proteicas del rock mexicano.

La banda se separó en 2011, aunque desde varios años atrás ya se habían dado diferentes roces, naturales en una banda con tanto tiempo de carrera sin parar, pues seguían tocando juntos, incluso bajo ese ambiente es que terminaron la grabación de su disco Circular Colectivo.

Maldita tuvo que parar, pues ya no había condiciones para seguir adelante; no obstante, el tiempo aplanó los baches y el grupo, a propósito de sus tres decenios de formación, se dio la oportunidad de hacer una gira celebratoria, que ha sido muy bien recibida, quizá no con la contundencia que merece un grupo de este calibre, pero sí con la madurez de que ahora no los mueve la inercia, sino el deseo de hacer las cosas.

“Es una oportunidad que tenemos para agradecerle a toda la gente, es un agradecimiento como nosotros lo sabemos hacer, a través de nuestra música. Nuestro último disco, Circular Colectivo, lo tocamos muy poco, esta es una oportunidad para tocar esas rolas que nos encantan, que nos prenden, que nos sentimos identificados con ciertos temas, con cierta musicalidad y lírica”, señaló Pato, en entrevista.

Roco secundó, “Es la gratitud de tener una madurez. Siempre habrá malentendidos, posiciones distintas, incluso podemos no estar de acuerdo, porque tampoco ahora es la onda de que volvemos a ser amigos de toda la vida, como siempre. Pues no. Lo que es importante ahora es un respeto, que esa es la base de cualquier relación, también es importante honrar colectivamente un trabajo que hicimos entre todos, un trabajo musical de 30 años, que inclusivamente ya nos rebasa a nosotros mismos".

"Ya es parte de la historia de la música popular mexicana, parte importante de la música latinoamericana contemporánea; eso, desde mi punto personal, es lo que estamos honrando, una visión de madurez, tenemos 30 años tocando juntos, es difícil seguir actuando como adolescentes".

La visión aquí es de una conciencia social, de una madurez, de lo que estamos honrando, que entre todos generamos, y que ni siquiera es nuestro, es de toda la gente, por eso exactamente es esta gira y este disco, es como una carta de gratitud, de amor al público y a la gente que nos ha apoyado durante estos años, nuestra música es tan nuestra como de ellos.

“Por eso hablamos nosotros de un cierre de ciclo, porque aquí no estamos planteando algo nuevo, sino que vamos a condensar estos treinta años de historia de todo lo que hemos hecho, inclusive muchas canciones que vienen en nuestros discos y que no tuvieron tanta difusión, como Pachuco o Kumbala, pero que siguen teniendo una actualidad total y que son necesarias cantarlas ahorita, como No les creo nada, frente a los medios de comunicación, o como El sur el sur, tantas otras canciones que no son tan conocidas, pero están ahí”.

Para que se diera este regreso, los músicos prefirieron buscar parentescos en los lazos que los unieron durante tanto tiempo, “dejamos que hablara, más que las palabras, la música, que es lo que nos ha unido, que hablaran las letras, que hablara nuestro trabajo colectivo, que eso es la base de nuestra visión creativa”.

Pato, guitarra de la banda, confesó que venían “también de un proceso un tanto cuanto salvaje, 25 años ininterrumpidos de actividades, de convivencia. Este respiro ha servido para replantearnos desde distintos ángulos nuestras propias vidas, vemos que hay cosas que trascienden más allá de un trabajo, de una responsabilidad también autónomamente que contrajimos al hacer lo que estuvimos haciendo con Maldita.

"Hay un legado que queremos manifestar de forma más concreta, aparte que ya no nos pertenece, que es la música, que es todo lo que nosotros escribimos, lo que hicimos a otros niveles, todo el trabajo colectivo que hicimos con distinta banda, que de otra manera sí queremos concretar, también compartir este trabajo con generaciones nuevas de músicos, de otros colectivos de diferentes ramas artísticas”.

Para Maldita “la música es una herramienta hermosísima de transformación, primero de nosotros mismos y de la sociedad, este es un momento nuevo de Maldita, porque estamos teniendo una infraestructura, logramos que nuestro trabajo vuelva a tener una difusión y una presencia muy grande, no solo en todo lo que hemos trabajado de medios libres, independientes, autónomos, sino también en los medios masivos".

"Es una gran oportunidad para que nosotros, con nuestra música, creatividad, resistencia pacífica y civil, y totalmente contundente y organizada de otros mundos posibles, podamos compartir con la gente esas nuevas herramientas de la alegre rebeldía, las nuevas noticias, porque a pesar de que se ve que no está pasando nada, hay muchas cosas pasando aquí en México, y que estas reformas están intentando detener un movimiento social que está trabajando muy grande por la autonomía, por sus propios medios, por la defensa de la tierra, del agua, del aire, por todo un movimiento que no sólo es de México, sino a nivel latinoamericano y mundial, que es este gran movimiento en defensa de los valores esenciales de la vida”, señaló Roco, la voz de la banda.

Agregó: “Porque el neoliberalismo y el sistema de destrucción de todo lo vivo mediante la máxima ganancia es un callejón sin salida, que es lo que estamos viviendo ahorita. México es uno de los pilares de otro mundo posible, porque los movimientos indígenas a nivel mundial y en en el país han sido desde antes las mejores propuestas de un mundo distinto, de una relación social distinta, de una manera distinta de la relación con la naturaleza, de una manera distinta de concebirnos a nosotros como seres humanos”.

Maldita Vecindad y Los Hijos del 5to Patio se presentará en el Palacio de los Deportes el 21 de febrero, seguirán con más fechas, la ya anunciada es su regreso a Monterrey para encabezar el Machaca Fest, el próximo 13 de junio, y en la clausura de Cumbre Tajín 2015, el 23 de marzo.

“Este es un momento de festejo, de celebración, de honrar 30 años de trabajo, nuestro legado, con toda la madurez, la creatividad, la humildad de poder dar gracias a la gente, compartiendo lo que más nos ha alimentado y hecho crecer a nosotros como seres humanos y como creadores, que es nuestro trabajo”, concluyó Roco.

Mi Ñero Pasa la Bacha

Sonido Luz y Fuerza en Caradura. El próximo 20 de febrero la actriz Laura de Ita se presentará con Sonido Luz y Fuerza, su grupo musical, en Caradura, en donde mostrará el primer sencillo de su producción musical, que produjo Gabriel López, de Sonido Gallo Negro.

Eblén Macari Ensamble. De Beirut a Cosamaloapan. Grupo invitado: Quark Ensamble. Se presentarán en Guadalajara el próximo 18 de marzo, en el Teatro Vivian Blumenthal (Tomás V. Gómez 125), dentro del ciclo Miércoles Alternativo.

Un espacio para la música. El ensamble es dirigido por Macari, quien funde la guitarra contemporánea, la jarana jarocha, el clavecín, percusiones y diversos alientos de carácter multiétnico, para ofrecer piezas en las que se abordan sonoridades de las regiones del medio oriente y sur mexicano.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?