méxico | 14 de Noviembre de 2019

La presidenta de la Mesa Directiva en el Senado, Mónica Fernández tomó protesta este miércoles a Rosario Piedra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Foto Yazmín Ortega / La Jornada

Por

Por 

Andrea Becerril, Víctor Ballinas y Fernando Camacho / La Jornada
Ciudad de México, 14 de noviembre.- Cuatro integrantes del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) renunciaron este jueves a su cargo, en protesta por la forma en que fue designada la nueva titular del organismo, Rosario Piedra Ibarra, la cual le resta legitimidad tanto a ella como a la institución que dirigirá.

A través de una misiva dirigida a la presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, Mónica Fernández, las hoy ex consejeras María Ampudia, Mariclaire Acosta, Angélica Cuéllar y Olga Noriega lamentaron la “tumultuosa y violenta sesión” en la que Piedra tomó posesión, “después de un proceso plagado de irregularidades y falta de apego a la legalidad”.

De igual forma, señalaron que “la cuestionada elección de Piedra le resta legitimidad a una institución ideada para defender a la sociedad de los abusos de poder del Estado, cuyas principales herramientas para llevar a cabo su tarea son la Pluralidad e Independencia, la Libertad de Criterio, la Autonomía de Gestión y el Apego Irrestricto a la Norma Constitucional”.

De igual manera, añadieron que “una ombudsperson carente de legitimidad será incapaz de establecer una interlocución válida con los distintos actores involucrados en la observación, protección y promoción de los derechos humanos; tampoco podrá generar la confianza ni la certeza jurídica consustanciales a su misión.

“Una elección como la que la llevó al cargo, sin apego a los indicadores que fueron asumidos voluntariamente por las Comisiones Unidas Responsables del Proceso y consumada en el Pleno de manera arbitraria, presagia el sometimiento abierto de la CNDH a quienes actualmente detentan el poder político. En consecuencia, no será posible mantener el principio de autonomía de gestión de la institución, que le es indispensable para el desempeño de su función".

Por lo anterior, señalaron las firmantes, “hemos llegado a la convicción de que si permanecemos en la CNDH estaremos en riesgo de incumplir el mandato de ‘Cumplir y hacer cumplir la Constitución’, emitido por el Senado de la República a nuestras personas cuando tomamos posesión del cargo de consejeras del Consejo Consultivo.

“Por todo lo anteriormente expuesto manifestamos nuestra decisión, por congruencia personal, de presentar nuestra renuncia al cargo honorífico de miembros del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, de manera inmediata e irrevocable”.