Baja California | 14 de Octubre de 2019

Terminar con la corrupción en el transporte, una de las metas de transferir la responsabilidad al estado, argumentó el alcalde, Arturo González Cruz. Foto Ana Lilia Ramírez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez

Tijuana a 14 de octubre del 2019.- Con 14 votos a favor y uno en contra, el Cabildo local aprobó la creación de la Fiscalía General del Estado, y la reforma que otorga atribuciones al estado el administrar y regular al transporte público, con lo que se retiran las facultades al municipio.

Ambas reformas requieren de la aprobación de por lo menos de tres cabildos en los cinco municipios en Baja California para que sean ley.

El alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, dijo confiar en que al ceder las facultades del transporte público al estado se termine con la corrupción que impera en el sector.

“Reconstruir las rutas de transporte de todo el estado, la forma que se obtienen los permisos, y con eso vamos a terminar con la corrupción, ustedes saben que es una situación que se señala año con año, administración tras administración y este es un esfuerzo para efectos de resolver la problemática que tenemos desde hace mucho tiempo en la ciudad y en el estado”, aseguró el primer edil.

Por su parte la regidora independiente Mónica Vega dijo esperar que las prácticas de corrupción en el transporte público terminen con esta medida.

“Acabarse las prácticas equivocadas como son la invasión de rutas, la saturación de las mismas, la competencia desleal, el transporte irregular, la anarquía en el transporte público, porque los transportistas a través de acuerdos político, muchos de ellos miembros de partidos políticos, cobran lo que quieren, suben y bajan al pasaje donde quieren”.

El voto en contra de la creación de la Fiscalía General del Estado -que sustituiría a la Procuraduría General de Justicia estatal- fue del regidor panista Arnulfo Guerrero.