méxico | 11 de Noviembre de 2019

México pedirá una reunión urgente del Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar la situación del país sudamericano. Foto Roberto García Ortiz / La Jornada

Por

Por 

Alonso Urrutia y Néstor Jiménez / La Jornada
Ciudad de México, 11 de noviembre.- El Ejército pidió la renuncia del presidente Evo Morales de Bolivia y eso “violenta el orden constitucional del país”, por lo que se trata de “un golpe”, dijo hoy el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

México pedirá una reunión urgente del Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA), que en la víspera guardó silencio, para tratar la situación del país sudamericano, agregó el secretario de Relaciones Exteriores, durante la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al fijar la postura de México ante el conflicto boliviano, Ebrard ratificó que hubo una inadmisible injerencia de los militares al forzar la salida de Morales. Agregó que la convocatoria a nuevas elecciones que hizo el mandatario ayer mismo representaba la salida pacífica y democrática a la situación del país andino.

Dijo que el periodo de Morales concluiría en enero próximo, por lo que no hay justificación para que el ejército precipitara la interrupción de un gobierno constitucionalmente electo.

En breve comentario sobre los sucesos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó la postura fijada por el canciller y subrayó el “exhorto a la OEA para que con urgencia convoque a una reunión y se fije con claridad una postura. No al silencio”.

Ebrard dijo que "solicitaremos reunión urgente de la OEA porque, a pesar de la gravedad de los acontecimientos, lo que hubo ayer frente a operaciones policiales y operación del ejército fue el silencio de la OEA. El primer artículo de la organización habla de la defensa de las libertades. ¿Cómo pueden guardar silencio frente acontecimientos de esta gravedad para pronunciarse sobre ello y ejercer lo que la carta de la OEA señala, proteger libertades de países miembros?"

Inaceptable, gobierno militar

A pregunta expresa sobre un eventual gobierno militar, Ebrard fue claro: "México no aceptaría un gobierno militar y creo que América Latina tampoco", si bien evadió si esto implicaría una ruptura de relaciones de concretarse.

“No hay previsión constitucional para el caso de que el Ejército exija la renuncia. Se actuó en un terreno no previsto, pero México no vería con buenos ojos a un gobierno que no emane de un proceso electoral legítimo”, añadió.

Ebrard señaló que los sucesos ocurridos en Bolivia este domingo, representan un grave retroceso para la región.

“Los golpes militares nunca han tenido nada positivos”, porque atentan contra la vida democrática y derechos de los ciudadanos, “por eso es que estamos preocupados. Hay otros países que coincidirán con México acerca del por qué el silencio, la demora ante el pronunciamiento del Ejército para solicitar la renuncia de un periodo que concluye en enero”.

El canciller señaló que hasta esta mañana no había recibido respuesta de Morales al ofrecimiento de asilo político que se le hizo ayer.

Sin embargo, destacó que además de los 20 ciudadanos bolivianos que se encuentran en la embajada mexicana, la cancillería ya ha recibido muchas más peticiones de asilo, algo que México ejercerá acorde con su tradición.

Precisó que hasta ahora no ha habido ataques a la embajada ni la residencia de México en Bolivia, pero ya han ocurrido en otras misiones diplomáticas.