Baja California | 11 de Noviembre de 2019

De iniciar la construcción en el primer trimestre del siguiente año dicha terminal podría estar en operación en los primeros meses del 2021. Foto Pixabay

Por

Por 

Gerardo Sánchez/ El Vigía
Ensenada, 11 de noviembre.- En marzo de 2020 iniciará la construcción de la terminal marina de combustibles que operará en el puerto de El Sauzal y que permitiría traer a Baja California gasolina, combustóleo y diésel a mejor precio y con menores riesgos ambientales.  

El Capitán Ricardo Thompson Ramírez, promotor de dicho proyecto informó que se tiene ya la aprobación de la Comisión Reguladora de Energía (Crea), Administración General de Aduanas y de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente Sección Hidrocarburos de la Semarnat.  

Así también se cuenta con los permisos de uso de suelo y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por lo que se iniciaron ya los trabajos previos de ingeniería para la instalación de los tanques de almacenamiento de los energéticos.

Thompson Ramírez informó que de iniciar la construcción en el primer trimestre del siguiente año dicha terminal podría estar en operación en los primeros meses del 2021.

Explicó que la gasolina, diésel y combustóleo serán traídos desde California, a una distancia de 139 millas y no como ocurre actualmente que se transporta desde Texas y tienen que ser transportados por 2 mil 325 millas.  

Una de las ventajas de esa terminal es que las descargas de los hidrocarburos se harán desde barcos atracados en muelles y no como se realizan actualmente en Playas de Rosarito -donde opera la terminal de Pemex- a través de un oleoducto marino que por su antigüedad y mal estado siempre está en riesgo latente de provocar descargas contaminantes.  

Tanto por la distancia desde donde se traerán los combustibles, como por el sistema de descarga de los mismos, los costos de transportación serán más bajos que los que tiene actualmente Pemex, dijo el promotor del proyecto.  

Incluso serán mucho más competitivos que de las otras empresas multinacionales que tienen también proyectos de terminales marinas de combustibles, ya que ellos pretenden hacer sus descargas a través de oleoductos, lo que además de riesgos ambientales, también implica mayores costos operativos, concluyó el empresario.