Baja California | 11 de Febrero de 2020

Contaron que como estudiante era dedicada y estudiosa, pero por falta de dinero tuvo que darse de baja temporal de la universidad en noviembre del 2019. Foto

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 11 de febrero.- “Era muy alegre y era tranquila y siempre con una actitud muy positiva y dedicada a los estudios, pues se le miraba el interés en superarse como persona en todos los sentidos”, así describe una compañera de clase a Marbella Valdez, como una muchacha llena de vida, con muchos sueños que quería cumplir, entre ellos ser abogada.

Muchos de esos sueños quedaron truncados cuando alguien la asesino y arrojó su cuerpo en un basurero clandestino en la colonia El Tecolote de Tijuana; tenía huellas de violencia, Marbella había sido atado por la espalda de pies y manos con lo que piensan que estuvo retenida por la fuerza.

Marbella Valdez vivía en la colonia Los Altos de Tijuana, diario salía a las 6 de la mañana a su trabajo como despachadora en una gasolinera en la colonia El Soler de Tijuana y salía a las 3 de la tarde para irse a la UABC de Otay donde estudiaba en la facultad de derecho hasta las 10 de la noche.

Su atareada vida no le daba tiempo para salir a divertirse, narró su compañera del salón 211 del segundo semestre de la carrera de derecho, Brenda García Flores.

“Era tranquila en el aspecto que no era de salir mucho porque trabajaba y estudiaba. Era una persona que participaba mucho en clases, tenía el interés, pero lamentablemente las circunstancias de su vida diaria la obligaron a finales de segundo semestre darse de baja temporal porque era muy pesado para ella”, sostuvo García Flores.

Contaron que como estudiante era dedicada y estudiosa, pero por falta de dinero tuvo que darse de baja temporal de la universidad en noviembre del 2019, habría entrado a su tercer semestre de la carrera, pero necesitaba un descanso, dijo su compañera de clase. “Antes de terminar el semestre se dio de baja temporal porque no aguantaba los exámenes y el trabajo, era el cansancio”  

Algunos conocidos de Marbella confesaron que previo a su muerte había sido acosada por un hombre e incluso llegaba a la gasolinera dónde trabajaba para molestarla con la excusa de cargas combustible.

“Hay muchos testimonios e información dispersa, pero hay sospechas de que su agresor fue una persona que la acosaba sexualmente desde antes y eso nos da un perfil de quien es el agresor y que no se está haciendo nada”, comentó una persona cercana a Marbella

Despachadoras de la gasolinera donde trabajaba aceptan que el acoso es constantemente por hombres que llegan en sus automóviles para abastecerse y lo único que hacen es ignorarlos pues es su trabajo el atender a los clientes.  

Una trabajadora acostumbrada al acoso de hombres comentó que “yo por lo regular los ignoro, les pongo a cargar -gasolina- así y ni les limpio el vidrio -para no verlos- y me quedo atrás. Yo y todas las compañeras si llegan alguien así -como acosador- nos vamos y que los atienda otra persona, nos hacemos el “paro”; además mencionó que, aunque era incomodo aprenden a ignorar para continuar con sus trabajos y si el acoso es muy incómodo para una empleada, se ayudan entre compañeras para que otra mujer despache al cliente.

Del asesino o los asesinos de Marbella Valdez no se sabe nada por lo que continúan libres, un feminicidio que no es un caso aislado en el estado, pues en solo 24 horas del 7 al 8 de febrero fueron asesinadas con dolo y violencia 7 mujeres más en Tijuana y Mexicali.

Sin embargo, hasta el momento no hay detenidos y hasta autoridades de la Fiscalía General del Estado continúan en el hermetismo, sin dar declaraciones, sucesos que para las mujeres son reprobables.  

“Es reprobable, nadie tiene derecho de quitarle la vida a una persona en general y no venimos a pedir justicia, venimos a exigirla porque no es justo que esto siga continuando y las autoridades la tomen como una más, un carpetazo y ahí queda” dijo con molestia Brenda García Flores quien fue amiga en la UABC de Marbella.