cultura | 09 de Diciembre de 2019

El escritor ensenadense Pablo Pabloff presentará este lunes su primera novela 'Victorious'. Foto Rael Salvador

Por

Por 

Rael Salvador
Ensenada, 9 de diciembre.- El escritor Pablo Pabloff (Ensenada) presenta este lunes 9 de diciembre, a las 18 horas, en la Sala Ernesto Muñoz Acosta del Ceart Ensenada, su novela Victorious (Colección Palabra, 2019), un horizonte de guerra y desazón, donde el amor y la reconciliación en la vida de los soldados –sobre todo de origen mexicano– luchan en el extranjero territorial de sus almas.  

Anecdótica y cuidada, de una fuerza inherente a las cosas del mundo y sus historias, de esas que sacan a la luz el sentido de la vida. Pablo Pabloff, con el fuego de sus palabras, nos muestra también los grandes sentimientos humanos, cuando no en conflagración, sí en franca reconciliación.

Con serenidad pausada, voz que escoge cuidadosamente después de ir de lo bélico a la contemplación, el discurso del escritor Pablo Pabloff es un armisticio que refleja la serenidad en su cara, un paisaje humano después de la batalla y nos obsequia respuestas a la consulta de su reciente trabajo literario, la novela Victorious.      

 

Rael Salvador: ¿Cómo se encuentra Pablo Pabloff,  con su primera novela publicada?

Pablo Pabloff: Cuando alguien tiene un sueño que parece muy lejano, casi inalcanzable a los ojos y lucha permanentemente por él, es indescriptible la emoción que se siente al poder palparlo, sentirlo cerca, llenarse de él; haber publicado mi primera novela es la chispa que me alienta a seguir luchando por lo que parece imposible y alcanzar nuevos proyectos.

R.S.: ¿La trama es parte de una acuciosa investigación sobre las guerras y los sentimientos humanos?

P.P.: Hablar de la Segunda Guerra Mundial es tocar una llaga que tal vez nunca sane; han pasado ya más de 70 años que se tocó la última trompeta y aún hay gente que llora a sus seres amados; antes de escribir esta obra tuve el gusto de leer un artículo llamado Los soldados de la infantería invisible en el libro Historia Mexicana escrito por el maestro Enrique Plasencia de la Parra en el año 2005, y me pareció muy interesante el hecho que muchos mexicanos lucharon entregando sus vidas en esta guerra y sus nombres se han desvanecido, sin ser reconocidos sino sólo por la gente que se encuentra en la tierra que los vio nacer;  Victorious saca del olvido este hecho para dar honor a quien honor merece; además durante muchos años me ha interesado escudriñar acerca de este tema, ya que el padre de mi abuela Irene Horneffer, en aquella época tuvo que migrar de Alemania junto a sus hermanos y venirse a México intentado salvar la vida de sus hijos, quienes han contado de generación en generación las dramáticas odiseas que vivieron para salir librados.

R.S.: ¿Qué papel juega el elemento sentimental en la trama de Victorious?

P.P.: Victorious es un drama que aborda muchos sentimientos, como la angustia de no recordar tu pasado, la soledad de sentir que has perdido a un ser amado, el dolor de ver a una familia desmoronarse mientras el alcohol consume a un hombre traumatizado por la guerra, la tristeza de ver morir a gente que amas y perderlo todo; pero también la esperanza de encontrar a un hijo y llevarlo a casa con vida, la alegría de encontrarse a sí mismo y la búsqueda del perdón para sentirse vivo; cada capítulo de esta obra llevara al lector a sentir la experiencia en el cine de su mente.

R.S.: ¿La presencia de los mexicanos en las conflagraciones extranjeras?

P.P.: Existe mucha información y evidencia acerca de cientos de mexicanos que vivieron esta amarga experiencia, desafortunadamente en México casi no se habla de ello; solamente se habla del famoso escuadrón 201, pero pareciera que los cientos de mexicanos derribados en batalla contra el fuego japonés y quienes murieron en Europa han sido olvidados; es un tema muy hermético, pareciera intocable, como si se evadiera hablar de ello; por lo que esta novela servirá como parte aguas de aquellos que desean dar a conocer a sus padres o abuelos que seguramente descansan en el olvido de la historia.

R.S.: ¿Cómo vas armando el perfil psicológico de tus personajes, ¿cómo se logra tal profundidad de sentimientos?

P.P.: Creo que hay algo que todos los que han escrito una obra han descubierto, y es que cada personaje representa una parte del escritor; cada persona vive muchas facetas durante su vida; a veces somos los buenos, en ocasiones los malos, a veces somos jueces y en ocasiones somos juzgados; esto hace que cada personaje responda según alguna experiencia que en el inconsciente tal vez exista; en mi caso, en la labor donde profesionalmente me desenvuelvo, que es la enfermería, he visto partir a mucha gente, mucho dolor, enfermedad, sufrimiento; pero también la alegría de ver nacer a un nuevo ser, sanar al enfermo, escuchar sus historias, la felicidad al observar al herido totalmente rehabilitado, al salvar una vida. Todos aquellos elementos han ayudado a alimentar a cada personaje de algo que los hace únicos.

R.S.: ¿La descripción gráfica, puntualizada en escenas memorables, permite que Victorious se adapte con cierta facilidad al cine?

P.P.: Efectivamente, además de que esta obra representa un tema que jamás ha sido filmado y creo que tiene un contenido muy atractivo, cuenta con diálogos en cuatro idiomas: español, inglés, francés y alemán. Además, que esta maravillosa obra la he realizado en formato de libro y también como guion literario; solamente falta encontrar a un valiente que se interese en filmarla.  

R.S.: ¿Hay más obra, otros proyectos novelísticos que sacarás a la luz…?    

P.P.: Tenemos proyectado que en los primeros meses del siguiente año salga nuestro siguiente libro, titulado: La esmeralda del cinturón de fuego, una obra que estoy seguro será un gran éxito.  

La cita con Victorious y su autor, el escritor Pablo Pabloff, es hoy lunes 9 de diciembre, a las 18:00 horas, en la Sala Ernesto Muñoz Acosta del Ceart Ensenada. La admisión es libre.  

[email protected]

Destacado:

“Cada persona vive muchas facetas durante su vida; a veces somos los buenos, en ocasiones los malos, a veces somos jueces y en ocasiones somos juzgado”