méxico | 09 de Diciembre de 2019

Idheas y Artículo19 advirtieron que no habrá protección integral para el reportero mientras la Feadle no lleve a cabo una investigación exhaustiva. Foto Cuartoscuro

Por

Por 

Jessica Xantomila / La Jornada
Ciudad de México, 9 de diciembre.- Las organizaciones Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos y Artículo 19 exigieron a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (Feadle) que atraiga el caso e investigue la agresión contra el reportero de La Jornada Emir Olivares en relación con las amenazas de las que ha sido sujeto como consecuencia de un trabajo periodístico sobre narcomenudeo en la UNAM.

De igual manera, demandó al Mecanismo de Protección a Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, revisar el plan de protección del informador a fin de detectar y resolver puntos débiles que permitan mitigar el riesgo de un nuevo incidente.

El pasado 6 de diciembre, el domicilio de Emir Olivares fue allanado. El reportero se encontraba en su departamento cuando se percató que había dos personas revisando sus cosas y quienes al confrontarlos se dirigieron a él por su nombre y posteriormente huyeron. Minutos después, recibió llamadas a su teléfono celular para advertirle que alguien había pagado un millón de pesos por asesinarlo y que a cambio de no hacerlo tendría que pagarles el doble. Quien realizó la llamada además detalló que el ataque se debía a que “se había metido con gente de la UNAM en uno de sus trabajos”.

Idheas y Artículo19 advirtieron que no habrá protección integral para el reportero mientras la Feadle no lleve a cabo una investigación exhaustiva, objetiva e imparcial respecto de los hechos y garantice el acceso a la justicia mediante una investigación pronta y diligente.

Juan Carlos Gutiérrez, director de Idheas, organización que representa a Olivares ante el mecanismo de protección a periodistas y la Feadle señaló que “el allanamiento al departamento y amenazas contra Emir, son una afrenta directa a su ejercicio periodístico y son una más, de una serie de agresiones de las que éste ha sido sujeto desde el 2017, cuando decidió publicar información sobre la venta de drogas en la UNAM”.

Por otra parte, la organización Reporteros Sin Fronteras también condenó las amenazas en contra del informador y demandó a las autoridades de la Ciudad de México y del gobierno federal investigar de manera pronta los hechos y garantizar su seguridad.