Baja California | 07 de Noviembre de 2019

Actualmente se están enviando 4 metros cúbicos por segundo por el acueducto de Mexicali a Tijuana. Foto Pixabay

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento
Mexicali, 7 de noviembre.- Está garantizado el abasto de agua para Tijuana, pero está fallando el sistema de bombeo que envía los volúmenes por el acueducto desde Mexicali, comentó el director del Organismo de Cuenca de la Península de Baja California de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Rafael Sanz Ramos.

El funcionario federal, indicó que el acueducto Río Colorado-Tijuana tiene problemas técnicos porque las bombas se descomponen, algunas con capacidad de mil 500 hasta 8 mil caballos de fuerza.

Dijo que aunque la capacidad del acueducto es transportar 5.5 metros cúbicos por segundo, se estaba enviando solamente 3, y eso ocasionó que bajara el nivel de la presa El Carrizo.

Los problemas se acentúan cuando las bombas se descomponen y no tienen repuesto, incluso ahora tienen una bomba en reparación, refirió el funcionario de Conagua, quien mencionó que una vez en la presa, el bombeo para la planta El Florido también tiene dificultades técnicas.

En este momento, se están enviando 4 metros cúbicos por segundo por el acueducto de Mexicali a Tijuana, pero se trabaja para que sean 4.75 y con eso cubrir la demanda de la zona costa y hasta un poco más, aseveró Sanz Ramos.

Lo que se busca es que el almacenamiento de la presa El Carrizo deje de descender, porque con el agua que llega hoy los niveles siguen bajando, detalló el director de Conagua.

“No es que Tijuana se vaya a quedar sin agua, solamente si cerramos el acueducto y eso no va a pasar, pero sí tienen problemas en la cobertura total, no pueden por esos problemas que les estoy comentando”, expuso el funcionario ante empresarios de la construcción.

Agregó que “ayer se instaló una bomba que faltaba en el acueducto que por aquí la repararon cerca y ya pueden bombear 4 metros; cuando estaban bombeando 3 no podían bombear más agua, pero sí había”, reconoció el funcionario.

La intención es que una vez reparadas las bombas, aprovechando que en invierno la demanda de agua baja, recuperar el nivel de la presa para el suministro en la primavera y el verano, dijo Sanz Ramos.

Además, otro de los aspectos que disminuye el bombeo a Tijuana, es el precio de la energía, pues los administradores del acueducto suspenden el envío en las horas pico, para reducir la factura de electricidad, abundó el funcionario federal.