méxico | 07 de Noviembre de 2019

A ocho de las víctimas las sepultarán el viernes, en la sierra de Sonora, y el sábado se hará lo propio con el cuerpo de una de las mujeres en Chihuahua. Foto especial

Por

Por 

Cristina Gómez Lima / La Jornada

La Mora, Son., 7 de noviembre.- En una caravana de 80 vehículos los integrantes de las familias LeBaron Langford y LeBaron Miller viajaron de Chihuahua a la comunidad La Mora, Sonora, para darles el último adiós a las tres mujeres y seis niños que fueron acribillados a balazos por grupos criminales la tarde del lunes pasado en esta frontera de México.

En el primer funeral se veló a Dawna Ray Langford de 43 años, junto a sus dos hijos: Trevor Harvey de 11 años y Rogan Jay, de 2 años, ceremonia que se llevó a cabo en lo que fue su hogar en este rancho La Morita, al que asistieron dos más de sus hijos, que sobrevivieron a la masacre.

Posteriormente, en la misma comunidad se velaron los cuerpos de Rhonita María Miller de 30 años y sus hijos: Howard Jacob Miller, de 12 años, Krystal Bellaine de 10 años, Titus Alvin y Tiana Gricel, ambos de 8 meses.

La familia LeBaron informó que los sepulcros de los ocho cuerpos velados este jueves están programados para el viernes en la sierra de Sonora, mientras el cuerpo de Christina Marie Langford, de 30 años, será velado hasta el sábado en la comunidad LeBaron, ubicada en el estado de Chihuahua.

En entrevista para La Jornada, Karen Woollie, madre de Dawna, reclamó a las autoridades mexicanas la masacre contra su familia, la señaló como injusta contra tres mujeres y seis niños inocentes. Asimismo, exigió una investigación clara de los hechos, el arresto de los responsables y seguridad para la comunidad que habita en la frontera de México con Estados Unidos.

“Sobre las autoridades, considero de verdad que deben tomar con seriedad las cosas que ocurrieron contra mi familia, deben hacer algo y tomarlo con seriedad, porque esto es algo que no debió pasar a las tres mujeres y los niños. Los hirieron y mataron, les hicieron cosas terribles; mis nietos además están luchando por sobrevivir, y eso no es justo”, expresó la madre y abuela de las víctimas en el funeral.

También habló de Dawna Langford, su hija, a quien describió como una mujer que amaba a la vida, a su gente y principalmente a sus hijos. Relató que era madre de 13 hijos, e iba acompañada de nueve de ellos durante el ataque armado en el que dos murieron, cinco resultaron ilesos y dos heridos, uno de ellos se encuentra en cirugía a consecuencia de un balazo en el rostro.

A la ceremonia luctuosa se dio cita Claudia Pavlovich Arellano, gobernadora de Sonora, acompañada de Miguel Ernesto Pompa Corea y David Ayana Coley, secretarios de Gobierno y Seguridad, respectivamente. Abrazaron a los familiares, les dieron el pésame y luego de 15 minutos se retiraron.

“No hay palabras en este momento, solo quiero decir que estoy con la familia Langford y LeBaron, lo siento mucho pero por respeto no es momento de dar declaraciones”, comentó la mandataria.

Al salir de la ceremonia, Pavlovich Arellano dijo que se comprometió con las familias afectadas hasta resolver el caso y arrestar a los responsables. Añadió que se brindó el apoyo psicológico y de tanatólogos a las familias.

“Eso fue lo que dijeron, pero creo que en lo que se van desarrollando las investigaciones se van a tener que sumar y deberán colaborar hasta abrir una carpeta de investigación correspondiente a este caso”, refutó la mandataria en su visita a la casa de la fallecida Dawna Langford.

Las familias LeBaron y sus descendientes se asentaron en Sonora desde 1910. Actualmente, hay más de 31 familias en la comunidad La Mora, de las cuales 10 están deshabitadas a causa de las amenazas que han recibido de los grupos criminales, mientras otros tantos ya advierten que podrían abandonar México ante las faltas de garantías de seguridad.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?