mundo | 06 de Agosto de 2019

López Obrador dijo que producto de estas diferencias entre las grandes potencias económicas, se ha afectado el peso pero "estamos resistiendo". Foto José Nuñez / archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción
Ciudad de México, 6 de agosto. Los desequilibrios en la economía mundial producto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China debería motivar a ambas naciones a alcanzar un acuerdo en materia arancelaria porque a nadie conviene estas disputas de dos países que representan el 35 por ciento de la economía en el mundo, aseveró el presidente, Andrés Manuel López Obrador.
 
Se trata de la disputa comercial entre ambos países, y las tensiones en el ámbito financiero aumentaron con el anuncio la semana pasada, del ejecutivo estadounidense de imponer aranceles de 10 por ciento a todas las importaciones de China, que entrarán en vigor desde el 1 de septiembre y se calcula un valor de 300 mil millones de dólares.
 
Este lunes, el peso y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvieron una caída superior a uno por ciento, en línea con los mercados globales, por un reacomodo en las carteras de los inversionistas, quienes se volcaron a activos de menor riesgo ante el escalamiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.
 
En su conferencia de prensa matutina, López Obrador destacó que el esquema de negociación que han tenido México y Estados Unidos, pudo disipar las diferencias que había en materia de aranceles.
 
Ante reporteros dijo que producto de estas diferencias entre las grandes potencias economicas, se ha afectado el peso pero "estamos resistiendo". Convocó a ambas naciones a dialogar sobre sus diferencias y alcanzar un acuerdo general.
 
En este marco, señaló el "extraordinario" papel del canciller Marcelo Ebrard en disipar el conflicto que se avecinaba con Estados Unidos por la crisis migratoria y la amenaza de un aumento unilateral de aranceles a productos mexicanos por parte de la Casa Blanca.
 
En este contexto, destacó que hay confianza de que próximamente se apruebe el acuerdo comercial de América del Norte porque es un mecanismo que beneficiaría a las economías de los países involucrados.
 
En otro orden, al referirse al informe del Coneval relacionado con la situación de la pobreza en la última década, el presidente argumentó que no lo ha visto en su totalidad, pero aprovechó el cuestionamiento para destacar que en ningún otro gobierno los pobres habían recibido tanto: 300 mil millones de pesos, en programas de apoyo.
 
Resaltó que la lucha contra la pobreza y la lucha contra la corrupción son ejes centrales de sus políticas porque nada ha alentado más el crecimiento de la pobreza en México que la corrupción política. Esta es la causa principal de que se haya generado la monstruosa desigualdad , la inseguridad y la violencia.
 
En este contexto, dijo que ha avanzado en escribir su libro que ahora ya no se llamará La economía moral, porque ya identificó una publicación con ese titulo por lo que anticipó que se ahora lo nombrará La moralización de la economía.
 
(Con información de Alonso Urrutia y Néstor Jiménez / La Jornada)