méxico | 05 de Agosto de 2019

Colaborarán las fiscalías estatales en la conformación del listado de huérfanos por feminicidio y de un protocolo de atención. Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Jessica Xantomila / La Jornada
Tijuana, 5 de agosto.- El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) trabaja junto con sus representaciones estatales y las fiscalías del país en un registro de los menores huérfanos por feminicidio y que han sido “las víctimas indirectas más invisibilizadas”.

La presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann, estima que en México hay aproximadamente 3 mil 200 niños en esa situación, quienes requieren estar al cuidado de otros familiares y recibir apoyos económico y sicológico.  

En entrevista, detalló que mediante mesas de análisis sobre los feminicidios y homicidios dolosos de mujeres, se está documentado cuántos menores afectados hay, dónde están y qué tipo de atención están recibiendo. La funcionaria comentó que aún se analiza qué institución “está en la mejor posición” de tener el control de ese registro y articular la atención que deba derivarse a cada caso. Puntualizó que en 2020 se tendrá el análisis completo.

“Lo que vamos a tener al final de este proceso es el número que hay y, sobre todo, un mecanismo para identificarlos, que cuando se esté en la propia escena del crimen, haciendo las primeras diligencias, cuando se esté abordando el caso, estemos conscientes de que tenemos que poner especial atención a las necesidades e identificación de estos infantes”, explicó.

Otro de los problemas a enfrentar es lograr que los menores reciban la ayuda que requieren.

“Como han permanecido invisibilizados, no están los mecanismos propios para garantizar: uno, que se identifican; dos, que se les protege; tres, que se les apoya y que se les da todo lo que necesitan para seguir con su vida y desarrollar sus potencialidades”. Muchas de las víctimas indirectas, añadió, “son testigos del asesinato de su mamá”.

La Jornada informó el 26 de julio pasado que se registró la cifra más alta de feminicidios en el país, desde el inicio de la estadística en 2015. Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a junio pasados se registraron 470 víctimas.

Sandra Soto, de la organización Los Machos nos Matan en México, destacó que el futuro de los menores huérfanos por feminicidio “está en la cuerda floja”. Muchos de ellos, dijo en entrevista, “quedan en estado de desprotección en cuanto a la manutención y el apoyo sicológico”.

Con el asesinato de sus madres, “les arrancan el futuro”. Pierden su familia, su situación legal y en su mayoría son los abuelos maternos quienes toman su custodia aunque ya sean adultos mayores.

“Aparte del golpe emocional por la pérdida de su hija, se tienen que ver en la necesidad de andar en los juzgados civiles” para obtener la custodia de los infantes, situación que tarda hasta un año.

Sandra, quien tras el asesinato de su hermana Serymar en enero de 2017, junto con sus padres se ha hecho cargo de su sobrino de cinco años, indicó que al no estar los menores reconocidos como víctimas indirectas por feminicidio ni en la Ley General de Víctimas ni en la de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, “están ignorados su derechos y beneficios que el Estado debe proporcionarles”, por lo que considera debe ponerse una solución institucional.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?