Baja California | 03 de Mayo de 2016

Disfrazadas de ampliación de rutas, la entrega de concesiones que podrán explotar durante tres décadas. Arturo Aguirre "Napo" el candidato priista a diputados por el Distrito 13, entre los más beneficiados. Foto La Jornada BC

Por

Por 

Gabriela Martínez y Mireya Cuéllar

Tijuana, 3 de abril.- El mismo día que se aprobaron las modificaciones al Reglamento de Transporte Público que dan soporte jurídico a la Ruta Troncal, el gobierno de Jorge Astiazarán Orcí consiguió también que el cabildo le permitiera entregar 759 permisos a cinco empresas de transporte masivo, a través de viejas y nuevas concesiones a 30 años (disfrazadas de ampliación de rutas), una de ellas propiedad de Arturo Napo Aguirre, candidato del PRI a diputado por el distrito 13. 

Cuando el 18 de febrero pasado sesionó el cabildo y se puso sobre la mesa a cada uno de sus miembros un paquete con más de 800 páginas (en un CD), que incluía 36 Dictámenes Técnicos de ampliación y modificación de rutas del transporte por toda la ciudad, dieron un voto de confianza al alcalde. Los documentos tenían la firma del directo de Transporte Público Municipal, avalando lo que ahí se decía. Por ello el día que los transportistas se acercaron a los regidores para explicarles lo que realmente habían votado, algunos de ellos sólo alcanzaron a justificar: “nos chamaquearon”.

Por ejemplo, el Dictamen Técnico de Ampliación y modificación de concesión correspondiente a la Ruta 17 (Número de oficio DMTPT/SP/0646/2016) de la empresa Autotransportes de Pasajeros Urbanos y Suburbanos  “CALFIA” de Tijuana, S. A. de CV. (Rojo y Crema) de la que Napo es presidente del Consejo de Administración y socio, permitirán que esta empresa circule desde Mariano Matamoros, hasta Playas de Tijuana, y de un plumazo le autorizaron incrementar su parque vehicular  en 25 unidades (sólo en la ruta 17) para poder dar el servicio en las famosas calafias.

“La presente ampliación y modificación de concesión de ruta otorgada a favor de la empresa Autotransporte de Pasajeros Urbanos y Suburbanos CALFIA de Tijuana S.A. de C.V. (Rojo y crema) tendrá una vigencia de 30 años a partir de la aprobación del presente dictamen por el H. cabildo de Tijuana, con la finalidad de dar certeza a la inversión en la adquisición de equipo (unidades) nuevo, el cual deberá ajustarse a las características técnicas requeridas para el sistema integrado de transporte público…”.

Pero además en el punto Noveno del dictamen, se solicita “al H. Cabildo de Tijuana proceda a elevar a CONCESION el presente Dictamen Técnico de Congruencia Favorable, con todas sus condicionantes… previa aceptación por escrito de la empresa de todas las condiciones… y el pago de los derechos que marca la ley”. Con lo cual una ampliación de ruta es en la práctica una nueva concesión.

-¿Quiénes ganaron los permisos y concesiones?

Según los dictámenes técnicos aprobados el 18 de febrero pasado por el Cabildo, a propuesta del director de Vialidad y Transporte, José Luis Hernández Silerio, las cinco empresas con más beneficios son:

Auto Transportes Urbanos y Suburbanos Libres de Tijuana “Altisa”, representada por Juan Pedro Zamorano Araujo, a quien le entregaron 203 permisos y seis concesiones; Transportes Urbanos y Suburbanos Calafia de Baja California de Juan Carlos Álvarez Carranza, quien terminó con 157 permisos y siete concesiones.

También resultaron beneficiadas Transportes Urbanos y Sub-Ubarnos Tijuana “Amarillo y Perla” de Rigoberto Barreto, con 157 permisos y cinco concesiones; Auto Transportes de Pasajeros Urbanos y Suburbanos Calfia de Arturo Napo Aguirre, con 145 permisos y cinco concesiones, y Transporte Urbano y Sub-Urbano “24 de Febrero” de Juan Pedro Zamorano Araujo con 100 permisos y una concesión.

El 18 de febrero de 2016 el Cabildo de Tijuana realizó una sesión en la que los integrantes hablaron de la necesidad de modernizar el transporte de la ciudad. También dijeron que la calidad del servicio y el costo no eran lo que necesitaban los tijuanenses y por ello, de manera casi unánime –solo con la abstención del regidor priista Guillermo Zavala, líder transportista- aprobaron la creación del Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT).

Pero de ese encuentro nunca trascendió que aprobaron la creación del nuevo órgano descentralizado del Ayuntamiento, también la entrega de casi 800 permisos para incrementar el parque vehicular de solo cinco empresas de transporte masivo –de 13- que lo solicitaron, además de las concesiones que también fueron otorgadas a las mismas compañías.

En el nuevo reglamento, publicado en el Periódico Oficial de Baja California el 26 de febrero pasado, la autoridad se abstuvo de agregar los anexos en los que se informó que durante esa sesión de Cabildo en  total se entregaron 860 permisos de los cuales el 89 por ciento terminaron en manos de las cinco empresas y los demás fueron divididos entre ocho compañías. De las 36 concesiones que en los hechos otorgó el municipio, el 66 por ciento fueron para los mismos empresarios que eran minoría, y las demás -12- fueron para el resto.

Es precisamente esa diferencia entre las empresas beneficiadas y las demás lo que causó un rompimiento entre el gremio transportista -conformado por líderes de las empresas- y el Ayuntamiento de Tijuana, debido a que los empresarios aseguraron que el alcalde, Jorge Astiazarán, los engañó ya que les había prometido que no iba permitir el incremento del parque vehicular, y por el contrario, necesitaba disminuir la flotilla de unidades.

El representante de la empresa de transporte “Verde y Crema”, Gabriel Lemus, recordó que desde noviembre de 2015 empezaron a reunirse con el exsecretario de Gobierno y ahora candidato priista a diputado por el Distrito 16, Bernardo Padilla, hasta que firmaron una carta de intención en la que respaldaron la construcción de la Ruta Troncal, a cambio de que los dejaran participar como socios y operadores de las rutas.

“Ese fue nuestro acto de buena voluntad, esa fue la demostración para decirles que no estamos en contra del proyecto, pero que exigimos que nos tomen en cuenta para participar y ¿Qué hicieron? Nos dijeron que sí, que ahí estaríamos y nos engañaron de forma tramposa porque ni siquiera la publicación del reglamento lo advirtieron, fue hasta como dos semanas después que se dio a conocer, ya en marzo, cuando agregaron los anexos”, lamentó.

Gregorio Martínez Crocran, también líder transportista, acusó al municipio de haberles mentido al no cumplir su promesa de integrarlos al proyecto de la Ruta Troncal: ellos habían dicho que seríamos parte de este mega-proyecto, por eso muchos solicitamos créditos y tomamos deudas, les creímos y fallaron. Más que vernos como socios, solo nos quieren de empleados.

El 27 de abril pasado, transportistas y el alcalde de Tijuana se reunieron en el Palacio Municipal para intentar conciliar el conflicto que desató la aprobación del nuevo Reglamento de Transporte, en el que se otorgaron casi 759 permisos a solo cinco empresas (cada nueva unidad requiere un permiso).  En el encuentro los empresarios entregaron un pliego petitorio a Astiazarán Orcí, en el que le pidieron derogar cinco artículos de los nuevos lineamientos.

Después del encuentro el alcalde solicitó a su gabinete un informe sobre el número de permisos (por cada unidad) y concesiones que fueron aprobadas durante la sesión de Cabildo de ese febrero, los documentos fueron entregados un día después, pero las cifras no corresponden a las que quedaron asentadas en los dictámenes, que integran las más de 800 hojas de los anexos del Reglamento de Transporte.

Transportistas –principalmente líderes de flotillas de taxis- inconformes con la respuesta del alcalde a sus peticiones amenazaron con bloquear las principales vialidades de la ciudad, incluyendo la garita “San Ysidro”; después de escuchar las advertencias el alcalde contesto: Tijuana nunca más será rehén de ningún tipo de grupo. Debemos trabajar sin distingos de colores, porque el progreso de esta ciudad no puede detenerse… ya hablamos con la Policía Federal y de ser necesario… responderemos.

 

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?