Baja California | 14 de Agosto de 2019

Abraham Correa expone los motivos del ayuno. Foto Cristian Torres

Por

Por 

Cristian Torres Cruz

Mexicali, 14 de agosto.- Un grupo de perredistas, encabezados por su dirigente estatal, Abraham Correa Acevedo, se apostaron fuera del Congreso local y permanecerán en ayuno hasta concluir la sesión del Pleno, el jueves 15 de agosto, para exigir que el legislativo envíe la denominada “Ley Bonilla” para su publicación en el Periódico Oficial del Estado.

“Hoy –afirmó Correa Acevedo– queremos llamar la atención a través de ustedes, de los ciudadanos de lo que ocurre en el Congreso, que cada día va cimentado más un autoritarismo que no se había visto en muchos años, en donde Morena se adueña de todos los órganos de dirección y coordinación el Congreso y expulsa a toda la oposición con todas las comisiones dictaminadoras”.

Añadió que los diputados de oposición deben tener mayor actividad y “no solamente se conviertan en fauna de acompañamiento”, lo cual consideró aberrante y no ayuda a la gobernabilidad del Estado.

Aseveró que los grandes problemas de inseguridad, pobreza, salud y educativos no se van a resolver sin la participación ciudadana.

“Se han dedicado –añadió– a atropellar a la ciudadanía con sus acciones, nos parece que no ayuda en nada al Estado, hoy iniciamos con este ayuno, los días que exista actividad en el Congreso”.

Agregó que “estamos esperando a que venga Jaime Martínez Veloz para concretar una serie de acuerdos que nos permitan sacar el problema del Congreso y subirlo a nivel nacional”.

 “Lo que estamos pidiendo –ironizó– es que Catalino Zavala encuentre el decreto que tiene debajo del escritorio, pero no que sabe dónde está”.

Exigió “que lo publiquen”, con el fin de que quienes “nos sintamos agredidos con esta reforma podamos acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que conozca de la acción de inconstitucionalidad que vamos a presentar”.

Entre los perredistas que permanecerán en ayuno están Dora Leticia de la Rosa, Margarita Gómez, Octavio Sánchez y el dirigente estatal, Abraham Correa.