cultura | 06 de Julio de 2019

Realizado en la cancha de tenis del complejo cultural, fue un concierto emotivo. Foto Guillermo Sologuren / La Jornada

Por

Por 

Ángel Vargas / La Jornada

Ciudad de México, 6 de julio.- Frescura y poderío sonoro, pero sobre todo alegría, honestidad y pundonor fueron las virtudes que prodigó la tarde de este sábado la Orquesta Sinfónica Comunitaria Sonemos, de Morelos, en su actuación en el Complejo Cultural Los Pinos.

A la novel agrupación infantil y juvenil, integrada por 87 elementos de entre 10 y 17 años, le correspondió inaugurar el ciclo musical Sonemos en Los Pinos, en el cual se presentarán en la otrora residencia presidencial durante lo que resta del año algunas de las 100 orquestas del programa Semilleros Creativos, que coordina el Sistema Nacional de Fomento Musical.

Esta iniciativa, explicaron sus promotores de la Secretaría de Cultura federal, tiene el objetivo de “desvelar al público cómo a través de los principios de inclusión y no discriminación, niños, niñas y adolescentes de comunidades vulnerables pueden acercarse al arte y a la cultura de manera activa”.

Realizado en la cancha de tenis del complejo cultural, fue un concierto emotivo que, después de 80 minutos, culminó de manera festiva, con gran parte del público de pie, bailando y, de forma literal, dando chistosos saltitos al compás de las alegres notas de “Los chinelos”, pieza propia de las tradicionales festividades en la entidad morelense.

Bajo la dirección del músico tlaxcalteca Alberto Torres Xocolotzi, la Orquesta Sinfónica Comunitaria Sonemos interpretó un variopinto programa, que a decir de la coordinadora general del Sistema de Agrupaciones Musicales Comunitarias Sonemos, Laura Calderón, tuvo como temas centrales la esperanza, la diversidad cultural, la identidad y los movimientos sociales que han provocado cambios en el mundo.

Las obra fueron la Obertura de la ópera El barbero de Sevilla, de Gioachino Rossini; Poeta y Campesino, de Franz von Suppé; la Obertura 1812, de Piotr Ilich Tchaikovsky; el Vals número 2 de Dmitri Schostakochiv y Cortés en Cuahnáhuac, de Guillermo Nápoles, así como Queen On Stage, arreglo musical de Paul Murtha a piezas del grupo de Queen.

El factor común de todas ellas fue la sinceridad y la garra con la que fueron interpretadas por los 87 pequeños músicos procedentes de los municipios de Tepoztlán, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Huitzilac, Temixco, Xochitepec y Yautepec, Morelos. Una gran fiesta musical para las más de 200 personas que conformaron el público.

Para el director artístico y líder moral del sistema Sonemos, el compositor Arturo Márquez, esta presentación resultó muy satisfactoria y de su agrado, más aún porque los integrantes de la orquesta no son propiamente estudiantes de música.

“La realidad es que la música que están haciendo es maravillosa. Conforme los niños han ido creciendo, han avanzado en complejidad técnica y de repertorio. Estamos en un nivel medio avanzado y sé que en unos años más esta orquesta será maravillosa, a un nivel elevado. Pero hoy está sonando muy bien”.

Sondeo

Ante la escasez de agua en Tijuana, ¿aceptas reducir tu consumo para no agotar la reserva?