méxico | 31 de Diciembre de 2017

Andrés Manuel López Obrador reiteró que con el nuevo gobierno democrático no se entregarán las riquezas en Yucatán y Quintana Roo, "no se permitirá la venta de las playas". Foto Luis A. Boffil Gómez

Por

Por 

Luis A. Boffil Gómez, La Jornada

Hunucmá, Yuc., 31 de diciembre.- El precandidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la Presidencial de la República, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió este día que, una vez consumado su triunfo electoral, hablará con el mandatario saliente Enrique Peña Nieto para detener todos los afanes privatizadores, “ya no se deben entregar los bienes del pueblo y de la nación a particulares nacionales y extranjeros”.

Durante su segundo día de gira por Yucatán, efectuó la asamblea informativa en el poblado de Sisal, municipio de Hunucmá ─ubicado al sur-sureste del Estado─ y reiteró que con el nuevo gobierno democrático no se entregarán las riquezas en Yucatán y Quintana Roo, “no se permitirá la venta de las playas”.

Ante cientos de asistentes, indicó que la mafia en el poder está con la piñata: “entregando bloques para la explotación petrolera, ya incluyeron entregar las costas de Yucatán y Quintana Roo, pero eso no se va a permitir”.

Dijo que no es posible que se llegue a tanta irresponsabilidad por la ambición al dinero, que no les importe el medio ambiente, el bienestar del pueblo de México y que pongan por delante los negocios, como si no fuera importante la ecología, cuidar el ambiente.

También denunció que los insensatos, los corruptos quieren concesionar toda la costa de la Península de Yucatán que incluye a los estados de Yucatán y de Quintana Roo, quieren privatizar 4 mil 500 kilómetros cuadrados para la explotación petrolera.

Manifestó que Yucatán y Quintana Roo han podido desarrollarse en los últimos tiempos gracias al turismo; en Quintana Roo ha habido un tasas de crecimiento anual del 6 por ciento en los últimos 30 años, mientras en el país la tasa del crecimiento es del 2 por ciento.

“Gracias a la actividad turística, explicó, se apoyó mucho Quintana Roo y Yucatán, hay muchas personas que vienen de otros estados, porque aquí hay empleo en los dos estados”, sostuvo.

En su portal de Facebook, publicó: “Con el nuevo gobierno democrático privatizar no será sinónimo de robar”.

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal alabó a Sisal como “un puerto legendario del siglo XIX, el puerto más cercano a México y en el tiempo en que todo se hacía por el mar, la navegación. Este era un puerto muy importe en los tiempos en que vivir cerca del mar era vivir cerca del mundo y aquí es como el tránsito del Golfo por el Caribe, se percibe un color tan bello del agua del mar”.

Mandó un saludo de fin de año a todos los mexicanos y les deseó lo mejor: “Seguiré luchando para lograr la transformación del país”, aseguró.

Posteriormente, López Obrador se trasladó a la cabecera municipal de Hunucmá y expresó que lo que más le preocupa es la compra del voto en las próximas elecciones, pero no la guerra sucia. Por último, recomendó al precandidato de MORENA, Rogerio Castro, para el gobierno de Yucatán, porque los demás son iguales. “Son guacos” (se parecen), dijo ante la multitud.