espectáculos | 30 de Noviembre de 2017

Escena de "Sép7imo Día" durante la presentación en la Ciudad de México Foto OCESA

Por

Por 

Daniel González Delgadillo

Ciudad de México, 30 de noviembre.- Un alienígena llamado L’Assoiffé (El hombre sediento) sufre, pues está enjaulado en la Tierra. Transcurren las décadas de 1980 y 1990, y para escapar de su dura realidad escucha música por medio de unos grandes audífonos, la cual lo saca del espacio-tiempo y lo traslada, de la mano de otros coloridos seres, a un mundo ideal llamado Planeta Soda Stereo.

Esa es la trama de Sép7imo día, no descansaré, cuento de ciencia ficción de la compañía canadiense Cirque du Soleil con la que rinde homenaje a Soda Stereo.

La puesta por fin llegó a Ciudad de México la noche del pasado martes. La compañía rinde el tributo en el Palacio de los Deportes, tras sus presentaciones en Guadalajara y Monterrey, como parte de la gira que la compañía realiza por América.

Con espectaculares acrobacias y malabares que ejecuta con un yoyo chino, L’Assoiffé recorre ese mundo –una plataforma despegable que a veces es la Tierra y en otras la Luna o el Sol– mientras de sus audífonos salen los sonidos de éxitos, en remix, del trío argentino, que reviven la esencia de Gustavo Cerati (1959-2014).

Así, el público presenció –algunas personas estuvieron en el escenario– una serie de sucesos: pasó un séptimo día sin ser domingo, marineros en alta mar gritaron: hombre al agua, una pareja se convirtió en Prófugos, hubo otro Pic-Nic (en el 4to B) y Ciudad de México fue otra vez La ciudad de la furia.

Luego pasó Un millón de años luzen un instante y un hombre no correspondido reprochó Sueles dejarme solo.

L’Assoiffé no realiza el viaje solo, lo acompañan 35 seres multicolores (acróbatas internacionales) que lo guían con sorprendentes actos sobrehumanos. Los más impresionantes fueron el de un roquero y una sirena sumergidos en un bloque de agua y los números de una pareja de hombres equilibristas montada en dos ruedas gigantes.

La mexicana Zendra Tabasco, especializada en ejercicios aéreos, bailó suspendida de su cabello en Luna roja e interpretó Té para tres con una guitarra acústica, acompañada de un coro integrado por el público.

En el espectáculo el público encendió sus celulares y coreó las canciones como si se tratara de una presentación de Soda Stereo en vivo, aunque sólo se trataba de remixesrecopilados en el álbum de éxitos Sép7imo día.

La función de esa noche fue especial, debido a que contó con la presencia de los antiguos miembros de Soda Stereo, Zeta Bosio (bajo) y Charly Alberti (batería), además de los hijos de Cerati, Benito y Lisa, así como del productor de la legendaria banda de Adrián Taverna.

Sép7imo día, no descansaré fue dirigido por Michel Laprise, quien después de tres años de investigaciones, en las que participaron activamente la madre de Cerati, Lilian Clark, Zeta y Charly, descubrió que la infancia de Gustavo estuvo envuelta por textos y libros de ciencia ficción, por lo que decidió regir toda la obra en este género.

Laprise también consideró que los fans de Soda Stereo deberían recibir un homenaje, por lo que diseñó un escenario para que tuvieran contacto directo con los acróbatas.

Con este espectáculo, el número 40 de su trayectoria, el Cirque du Soleil se presenta por primera vez fuera de la Carpa Santa Fe y convoca al público a participar del proceso creativo.

Las funciones en el Palacio de los Deportes concluirán el 23 de diciembre. Posteriormente, la compañía irá a Panamá, Costa Rica, Guatemala, Paraguay y por último pisará Estados Unidos.