espectáculos | 30 de Octubre de 2018

Juan Gabriel durante uno de sus conciertos celebrados en el día de la independencia de México Foto tomada de @soyjuangabriel

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 30 de octubre.- Los conflictos legales por la herencia de Juan Gabriel continúan a dos años de su muerte, por ello, el encargado de hacer valer su testamento, Guillermo Pous, lamentó que la demanda con Joao Aguilera Rosales y Alberto Aguilera Araiza sigan en curso, pero celebró que ya han ganado casos como la marca Noa Noa y el albergue Semjase.

“Sin duda, es pesado, más aún cuando se trata de no hacer respetar la voluntad de su padre, cuando hay personas que lo que quieren es que les regalen un dinero que no les corresponde, y se han dedicado a atacar”, comentó Pous.

Este mes se ganó la sentencia donde se ratifica a Iván Aguilera como heredero universal de los bienes de Alberto Aguilera Valadez, el nombre real de Juan Gabriel, con ello se hace a un lado la pretensión de Joao Aguilera de ser reconocido como hijo, sin embargo, esto no ha concluido, ya que él mismo impugnó el testamento en 2017, proceso que no ha terminado.

“Esto es como si fueran las luchas libres y van dos de tres; a partir de que se publica la sentencia de esta segunda instancia tienen 15 días para interponer el amparo, y esa sí es la última instancia a la que pueden acceder”, detalló el encargado de hacer valer el testamento del divo de Juárez.

Sostuvo que su única intención es hacer valer la voluntad de Juan Gabriel a través de pruebas reales, no como la otra parte, que solo tiene “dichos” y no han logrado presentar ni un solo documento que sustente lo que ellos demandan.

“La posición que han mantenido es que para ellos el testamento es inválido, pero quieren negociar; esto lo único que nos deja pensar es como si fuera una extorción, porque si negociamos lo consideran válido, pero como no negociamos entonces es inválido, un poco deja ver la calidad de las personas con las que estamos tratando”, dijo.

Al parecido ocurre con Alberto Aguilera Araiza, con quien se ha llevado la negociación distinta, pero que han podido resolver de manera definitiva el caso por el nombre del Noa Noa.

Mientras que el albergue Semjase ya se encuentra en propiedad de Iván, quien espera revivirlo, aunque no en un corto plazo, ya que primero deben resolver el caso del testamento.