méxico | 30 de Septiembre de 2018

Murió el pasado martes en Fabens de una embolia Foto Imagen difundida por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres

Por

Por 

Rubén Villalpando

Chihuahua, 30 de septiembre.- Este domingo fue inhumada en el valle de Juárez, la activista ecológica y contra la militarización Sara Salazar Hernández, que murió en el exilio sin conocer la justicia por los crímenes de sus cuatro hijos y cuatro familiares más.

Para participar en su ceremonia, fue acompañada al Valle de Juárez, por decenas de activistas muchos de ellos jóvenes, ciudadanos residentes en el valle que vencieron su miedo y familiares que la acompañaron.

Murió el pasado martes en Fabens de una embolia, y ayer fue trasladada a Juárez donde fue velada en una funeraria ubicada frente a la casa de Juan Gabriel, artista al que admiraba, y esta mañana partió la caravana fúnebre, vigilada por elementos policiacos para dar seguridad, realizando una parada en la biblioteca del poblado de San Agustín, donde organizaron muchas luchas y posteriormente se trasladaron al cementerio, donde quedó al lado de sus hijos y familiares.

Ella defendió derechos humanos, la ecología, protestaba contra la militarización, y luchó contra el feminicidio y la trata de personas, entre otras actividades que hizo desde hace más de 30 años y falleció a la edad de 82 años.

Ayer fue recibido el cortejo fúnebre a las dos de la tarde en el monumento de Las Banderas, del parque El Chamizal.

Acompañada de los familiares estaban elementos de la Comisión Estatal de Seguridad, a quienes se les pidió ayuda para resguardar la espera debido al temor de ser víctimas de la violencia nuevamente, tras los atentados y asesinatos que se registraron en contra de su esposo e hijos.

Sara Salazar encabezó protestas contra los tiraderos de residuos tóxicos que el gobierno estadounidense quería colocar en Sierra Blanca y en 2012 la activista salió de la ciudad para pedir asilo político en Estados Unidos.

Marisela Reyes Salazar, hija de Sara, comentó que su madre pidió ser sepultada junto a sus hijos, por lo que a las 12 de la tarde de este domingo llegaron al panteón de Guadalupe, Distrito Bravo, municipio del Valle de Juárez.

“Seguimos con el temor de la inseguridad que tiene nuestro país, nosotros seguimos en el exilio y solamente vinimos a sepultar a nuestra madre, pero inmediatamente nos regresamos, lamentablemente con los corazones rotos y con mucho dolor por tenerla que dejar e irnos”, dijo una hija de la señora quien se identificó como Marisela.

La organización Justicia para Víctimas y Desplazados impulsó una colecta para recabar fondos para apoyar a la familia Reyes Salazar y sufragar los servicios funerarios de Sara Salazar.

Recaudaron fondos para el pago de sus honras fúnebres en el municipio de Guadalupe, Chihuahua. La titular de la cuenta es Elizabeth Aguilar Argueta, quien se comprometió al manejo transparente de los recursos.

Entre otras actividades en las que participó en octubre de 1998 el activista y profesor Manuel Robles, coordinador de la Coalición Binacional Contra el basurero tóxico, reconoció a Sara Salazar por el trabajo de su familia en derrotar al basurero nuclear en Texas cerca de la frontera mexicana.

En el año 2009 participó y organizó manifestaciones exigiendo justicia por el asesinato de Josefina Reyes, su hija y en enero de 2011, tuvo un plantón con la exigencia de justicia y presentación con vida de sus hijos desaparecidos Magdalena y Elías Reyes.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: