Baja California | 29 de Noviembre de 2017

El barco de la organización Sea Sheperd patrulla las aguas de San Felipe para vigilar que no haya pesca furtiva. Foto Julieta Martínez

Por

Por 

Julieta Martínez

San Felipe, 29 de noviembre.- La detención del líder de pescadores Sunshine Rodríguez Peña frustró las expectativas del sector en el puerto de regresar al mar este 28 de noviembre con el retiro parcial de la veda total de actividades en el Golfo de California impuesta por el gobierno federal; en lugar de capturar camarón decidieron organizar protestas y manifestaciones para exigir la liberación del dirigente. 

Afirman que la aprehensión de Rodríguez fue un montaje para “quitarlo de en medio” y evitar que siga señalando lo que consideran un fracaso del programa de rescate y protección de la vaquita marina que con menos de 30 ejemplares está en riesgo de extinción -la causa de la prohibición-, así como las afectaciones a todo el pueblo por la suspensión de las actividades.

La veda total de pesca decretada en abril de 2015 fue también para evitar la captura furtiva de totoaba, que autoridades relacionan con la muerte de la vaquita, una especie endémica del Golfo. Los pescadores acusan que no solo no ha funcionado el proyecto porque la población de la marsopa sigue reduciéndose, sino que las afectaciones a su economía son “catastróficas”.

Consideran que la muerte de un ejemplar apenas seis horas después de que había sido capturado para llevarlo a un santuario para su “protección” es una prueba contundente del fracaso del proyecto.

Abelardo Romero Patrón afirma que desde hace 50 años se dedica a la pesca y es la primera vez que su situación económica llegó a un nivel de miseria porque los 8 mil pesos que recibe como compensación por parte del gobierno federal no representa ni la tercera parte de lo que ganaba como pescador, y no alcanza ni para cubrir las necesidades básicas de él y su familia. 

Afirma que este 28 de noviembre iba a salir al mar aun cuando estaba convencido de que la red suripera -que el gobierno federal autorizó para la captura de camarón- no funcionaría porque no es apta para un mar profundo como el de San Felipe. La idea era obtener algo de recursos, pero ante la detención de Sunshine decidió, como el resto de pescadores, organizarse para exigir la liberación del líder.

A Rodríguez Peña lo detuvieron agentes de la Procuraduría General de la República cuando viajaba de Mexicali a San Felipe; información policiaca refiere que llevaba droga sintética, además de que se le involucra como una de las principales figuras en el tráfico de totoaba.

El lunes 27, el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, dio a conocer en una entrevista televisiva que con la detención de Sunshine Rodríguez culminó una investigación sobre el tráfico de totoaba, cuya pesca se relaciona con la muerte de la vaquita marina, y anunció que en breve podría haber más aprehensiones de personas involucradas en esta actividad.

Sostuvo que el gobierno federal está trabajando para dar opciones (a los sanfelipenses) de que tengan una vida digna con actividades lícitas”, y pidió a los pescadores que “no se dejen influenciar por nadie”.

Benito Romero tiene 20 años en el mar y como Abelardo Romero sostiene que la red suripera fue una imposición del gobierno federal aun a sabiendas de que no funciona porque ya se habían hecho pruebas hace unos ocho años, pero aun así pensaba salir a pescar porque “no nos queda otra que tratar de capturar algo”.

Dice que desde abril de 2015 ha sobrevivido trabajado “en lo que se pueda” como albañil o ayudante en la obra, y la pesca en Puertecitos -ubicado al sur de San Felipe- no es una opción para él como para otros pescadores porque no cuenta con permiso y tiene el riesgo de que le retiren el permiso otorgado por las autoridades federales para ejercer su oficio.

Este 28 de noviembre saldrían al capturar camarón unas 200 embarcaciones de San Felipe, cada una con unas cuatro personas, incluidas unas 150 contratadas como “observadoras” para constatar la operatividad y el resultado del uso de las redes suriperas, pero se quedaron con la expectativa de obtener un ingreso extra con la decisión de quedarse en tierra, y porque tampoco fueron llamadas por el Instituto Nacional de Pesca que las contactó en un inicio para concretar la contratación.

Los pescadores acusan que en aras de proteger una especie animal, el gobierno mexicano está sacrificando a todo un pueblo que vivía de la pesca ante la presión de ambientalistas y de Estados Unidos que amenaza con un embargo camaronero, y no hace nada por combatir la pesca de embarcaciones grandes que tienen permiso de capturar camarón, en cuya actividad provocan la muerte de toneladas de especies pequeñas que ni siquiera son aprovechadas.

El pasado 20 de noviembre Sunshine Rodríguez Peña encabezó una manifestación frente a las instalaciones del Vaquita CPR (Centro para Protección y Recuperación de la especie) para advertir que saldrían a pescar este día 28; ante elementos de la Marina, la Gendarmería y el Ejército señaló que sabía que existía una investigación en su contra y retó a que se presentaran pruebas de los señalamientos.

El dirigente de los pescadores -también empresario turístico y ex candidato a diputado por el Distrito 06- señaló a los ambientalistas de la organización Sea Sheperd -cuyo barco se mantiene en aguas de San Felipe- de ser corresponsables de la situación crítica que enfrenta el pueblo de San Felipe.

Decenas de pescadores iniciaron una serie de acciones como el bloqueo de la carretera San Felipe-Mexicali y el aeropuerto de esta delegación, así como un plantón frente a la PGR en Mexicali para protestar por la detención y exigir la liberación de Sunshine, pues califican que es un "preso político" y sostienen que los agentes de la PGR que lo aprehendieron le "sembraron" la droga que presuntamente se le encontró en el vehículo en que viajaba con sus dos hijos y esposa (quien también fue detenida).

Sondeo

¿Fue adecuada la forma en que se aprobó la construcción de una desaladora en Rosarito?