diputados federales | 29 de Junio de 2019

Las principales comunidades de afromexicanos se encuentran en Oaxaca, Guerrero y Veracruz. Foto archivo La Jornada

Por

Por 

Roberto Garduño y Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 29 de junio.- Con el ánimo de superar la discriminación racial y desigualdad a las comunidades afromexicanas, la Cámara de Diputados aprobó sin cambios una minuta del Senado para incluir un apartado C al artículo 2 constitucional, para otorgarles reconocimiento “como parte de la composición pluricultural” del país.

Al explicar en tribuna el alcance de la reforma, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, Miroslava Carrillo, resaltó que el rezago de los asentamientos de afromexicanos es vasto y citó que, si bien no se tiene una cifra exacta de esta población, en 2015 la Encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía documentó que existían un millón 381 mil 53 personas que se identificaron como tales.

“La problemática de estas comunidades es ancestral, han sido víctimas de discriminación racial y de desigualdad en todas las variables, tanto en la sociedad como en los círculos políticos, culturales y económicos del estado en su conjunto”, dijo.

A pesar de esa práctica, dijo, de la comunidad afromexicana han surgido próceres de la vida pública intelectual, así como artistas y deportistas de alto rendimiento.

Informó que la reforma prevé que tendrán los derechos de los apartados A y B del artículo 2 constitucional, con objeto de garantizar su libre determinación, autonomía, desarrollo e inclusión social.

El diputado del PRI, Rubén Moreira dijo que si bien oficialmente en México sólo hay 1.3 millones de afromexicanos, principalmente en Oaxaca, Guerrero y Veracruz, “muchos expertos afirman que la sangre de nuestra tercera raíz está más presente de lo que creemos en nuestra nación”.

Expresó que, con la reforma, tendrán mayores derechos de carácter político, electoral, de impartición de justicia, de organización, económicas, sociales y de protección a su cultura. “Votamos a favor para cambiar la perspectiva histórica de la formación de nuestra nacionalidad”, concluyó.