Baja California | 29 de Abril de 2019

En el primer encuentro participaron los abanderados del MC, PAN, PBC, PRD y PRI, quienes expusieron sus planteamientos sobre migración, seguridad, narcotráfico y combate a la violencia. Foto cortesía

Por

Por 

Mireya Cuéllar y Jorge Ley

Tijuana, 29 de abril.- Como en la crónica de una muerte anunciada, el guión del primer debate de los aspirantes a la gubernatura de Baja California se cumplió: Jaime Bonilla Valdez no asistió, como había anunciado y las críticas se centraron en él, como también se había anticipado. “Bonilla no es AMLO”, “Bonillín, malandrín”, fueron parte del montaje, del espectáculo en que se ha convertido la política en los tiempos de Facebook y Twitter.

La intención es un intercambio de ideas, pero como todavía no se encuentra un método para ello, los llamados debates se convierten en buenos momentos para posicionar una idea, una descalificación o demostrar que se hizo bien la tarea y repetir con propiedad y soltura ante las cámaras el discurso 100 veces ensayado frente al espejo.

Las sociedades modernas ya no enseñan retórica, pero cómo se extraña cuando se pretende asistir a un debate. El Instituto Estatal Electoral de Baja California programó tres entre los candidatos a la gubernatura, y ayer domingo por la noche se escenificó  el primero en las instalaciones de El Colegio de la Frontera Norte.

Ahí estuvo la silla vacía de Jaime Bonilla Valdez, colocada en el primer plano de la cámara para dejar claro el desaire ¿cuánto le costará a Morena?, el presidente del Instituto Estatal Electoral de Baja California (Ieebc) anunció que habrá una multa o de perdida una amonestación, el resto lo dirán las encuestas.     

Jaime Martínez Veloz, el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien se ha convertido en el principal crítico de Bonilla, quiso emular al Presidente, sí, a AMLO, y uso el mismo juego de palabras que el mandatario aplicó a Ricardo Anaya en aquel segundo debate de aspirantes a la Presidencia en 2018, cuando lo llamó Ricky Riquín, Canallín. Según el dicho de Martínez Veloz lo de “Bonillín”, “Malandrín”, lo escuchó en un barrio popular. Es difícil imaginar tanta coincidencia.

Fue imposible competir en las redes sociales con la batalla por Winterfell –de la mundialmente famosa Game of Thrones- que se dio unos momentos antes del debate. El futuro de los siete reinos era demasiado frente al de la mitad de una península y en plena primavera. Como ningún invierno nos amenaza ni siquiera el hashtag #Bonillatienemiedo pudo posicionarse, pese a que los encargados de impulsar tendencias en un partido político se pusieron a trabajar en las horas previas al debate, jugando con la ausencia del puntero en las encuestas.

Antes de posicionar cualquier propuesta -incluida la de desaparecer a la repudiada Policía Estatal Preventiva (PEP), que podría resultar atractiva para muchos- Oscar Vega Marín quiso dejar en claro que él “también” está “desilusionado” de los gobiernos panistas, que no es amigo, familiar o cómplice de Kiko Vega, que fue su coordinador de campaña hace seis años pero que no tienen nada que ver aunque sean del mismo partido.

La moderación del encuentro corrió a cargo de los periodistas Fernando del Monte y Adela Navarro, esta última lamentó la negativa del abanderado de Morena-Transformemos-PT-PVEM de acudir a la cita en las instalaciones de El Colegio de la Frontera Norte, y expresó el deseo de que no se vuelva a repetir el desacato.

Los periodistas hicieron esfuerzos por obligar a los candidatos a pasar de las generalidades a las propuestas concretas. En algunos casos lo lograron, aunque algunos encontraron, como buenos escapistas, la manera de repetir el guión que traían en la memoria. Y uno tenía la impresión de estar mirando uno más de sus spots. Los temas de anoche fueron seguridad y migración, pero también narcotráfico y combate a la violencia. 

Como si el respetable no tuviera capacidad de discernimiento, Oscar Vega Marín sacó un cartelito para señalar que “Jaime Bonilla no es AMLO”, y Enrique Acosta también colocó el suyo con la imagen del ausente y sus nuevos y viejos amigos, todos ex priistas, para indicar que ahora los “corruptos” están con Morena y ¡qué bueno¡ que ya no están en el PRI. La imagen está encabezada por el ex gobernador Xicoténcatl Leyva, seguido de Samuel Ramos, Fernando Castro Trenti y toda la lista de los expulsados de ese partido hace unos días.

Morena, dijo el priista, es ahora “el rostro de la corrupción”, como quien se ha quitado un peso de encima. Lo que no explicó fue cómo convivió todos estos años con esos “corruptos”, dos de ellos jefes políticos locales de su partido con los que compartió cargos.  

Jaime Martínez Veloz aprovechó la tribuna para promover la candidatura del teniente Julián Leyzaola Pérez, -con quien ahora hace mancuerna en el Partido de la Revolución Democrática- y recordar el pasado de Jaime Bonilla como funcionario en el Distrito de Agua de Otay al lado de los Republicanos.      

Héctor Osuna Jaime, candidato de Movimiento Ciudadano arremetió en contra de Vega Marín, a quien le recordó su relación con Francisco Vega de Lamadrid, gobernador del estado. Sostuvo que renunció al PAN por la falta de democracia y el control de la nómina, candidaturas y posiciones. Pidió que le “corran la serie”, porque tiene experiencia y trayectoria para gobernar.

Ignacio Anaya Barriguete, del Partido de Baja California (PBC), afirmó que no tiene compromisos con nadie. Se autocalificó como un ciudadano que no obedece a los intereses de partidos nacionales, razón por la cual decidió representar al “partido de casa”.

Y colorín colorado, se fueron como llegaron… nadie osó siquiera intentar declararse ganador del debate, hasta que un reportero se los preguntó y no tenían más remedio que ungirse. Después los especialistas del mundo virtual intentaron posicionar frases, fotos, triunfos… pero como la política y las redes responden a emociones primitivas no hubo con qué trabajar. Nos vemos el 12 de mayo, cuando se volverán a encontrar, para intentar, esta vez sí, conmover al respetable que irá a las urnas el 2 de junio.  

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: