espectáculos | 29 de Abril de 2017

Los músicos Cucho Valdés (izq), de Cuba, y Herbie Hancock (der.) , de EU, posan para una foto después de una conferencia de prensa por el ‘Día Internacional del Jazz’, que se conmemora en todo el mundo el 30 de abril. Ambos se presentará mañana en un festival en La Habana, Cuba. Foto Ap

Por

Por 

Pl

La Habana, 29 de abril.- La directora general de la Unesco, Irina Bokova, celebró hoy la oportunidad de festejar en Cuba el Día Internacional del Jazz 2017 con artistas eminentes de varios países.

El jazz no es sólo una música hermosa, esparce un mensaje de dignidad humana, es un lenguaje universal para el diálogo, comentó en conferencia de prensa luego de elogiar a los jazzistas Chucho Valdés, de Cuba, y Herbie Hancock, de Estados Unidos, quienes mañana encabezarán un concierto.

La sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso será sede del espectáculo que reunirá a más de una veintena de artistas extranjeros y una cantidad similar de locales, y que se transmitirá en vivo por la televisión nacional y para el mundo.

Según Bokova, La Habana es una ciudad de gran dinamismo cultural y tradición de música, pero para elegirla como centro del Día Internacional del Jazz también tuvieron en cuenta que en 2017 se cumplen 70 años de la adhesión de Cuba a la Unesco.

Hancock llegó a esta capital como artista y Embajador de Buena Voluntad de la Unesco para el Diálogo Intercultural y le ha maravillado la forma tan fácil de interactuar músicos cubanos y extranjeros.

A través del jazz encontramos unidad y solidaridad, afirmó el ganador de 14 premios Grammy y un Oscar, considerado uno de los pioneros de la improvisación del jazz moderno.

Para él, uno de los puntos comunes que comparten los jazzistas de todo el continente americano son las raíces africanas, por eso el género musical va más allá de las fronteras y deviene una forma de expresar la cultura de muchos países.

Al mismo tiempo, Hancock recordó que el jazz no sólo transmite belleza y alegría, sino que además permite manifestar dolor, tristeza, toda una gama de sentimientos y un espectro amplio de experiencias.

No caracterizaría al jazz como un antídoto, porque el término me parece excluyente, pero sí como una medicina, por su capacidad curativa, confesó este apasionado pianista y compositor.

Por su parte, el presidente del Instituto Cubano de la Música, Orlando Vistel, agradeció a la Unesco la oportunidad de mostrar la verdad de Cuba, sus talentos artísticos, y alabó que un mensaje de entendimiento humano se propague mediante la música.

De acuerdo con el funcionario, el concierto de mañana solo es una ampliación de lo que acontece en Cuba cotidianamente, por la cantidad de presentaciones a lo largo del país y la calidad de los músicos.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: