Baja California | 29 de Marzo de 2015

Exigen a las principales empresas de supermercados presionar a los empresarios agrícolas sobre el conflicto
Exigen a las principales empresas de supermercados presionar a los empresarios agrícolas sobre el conflicto Foto Edgar Lima

Por

Por 

Armando José Marcado

San Diego, 29 de marzo.- El mayor sindicato campesino y la central que representa a doce y medio millones de obreros en Estados Unidos expresaron su respaldo a las demandas de los jornaleros de San Quintín.

El sindicato campesino UFW (United Farm Workers) inició una campaña para exigir a las principales cadenas de supermercados estadunidenses que demanden a los agroindustriales en San Quintín mejorar salarios y condiciones de vida para los jornaleros.

La campaña por internet reúne firmas de apoyo para hacer llegar la petición a las cadenas Walmart, Target, Albertson's, Krohgers y Safeway.

Walmart es la cadena más grande de tiendas a menudeo en el país; Safeway es la principal de supermercados en el estado de California.

"La Unión de Trabajadores Agrícolas permanece firme en solidaridad con los trabajadores de San Quintín y pide que todos nuestros simpatizantes hagan lo mismo", exhortó el sindicato en un mensaje que envió a todos sus contactos.

El sindicato denuncia en su campaña que los industriales agrícolas del Valle de san Quintín proporcionan a los trabajadores "abismales bajos salarios"

Describió las condiciones laborales de los jornaleros como "12 horas de trabajo al día sin (reconocerles) tiempo extra, trabajar obligatoriamente siete días a la semana y maltratos" de parte de capataces y directivos.

"Además de violar las leyes en cuanto a salarios y horarios de trabajo, también fallan en cubrir el seguro social de los trabajadores, que supuestamente les proporcionaría servicios de salud y pensiones", con lo que dejan a los jornaleros sin opciones, explicó el sindicato que fundara el extinto dirigente, César Chávez.

El sindicato retomó declaraciones de una jornalera de la empresa Driscoll a través de la compañía BerryMex, Ana López. Los agroindustriales "piensan que porque venimos de los pueblos ignoramos nuestros derechos".

El UFW también ha documentado a lo largo de la última semana las negociaciones en San Quintín y las condiciones de vida de decenas de miles de jornaleros.

También la mayor central sindical en Estados Unidos expresó su solidaridad a los jornaleros y envió una carta al secretario mexicano de Trabajo y Previsión Social, Jesús Alfonso Navarrete Prida, respeto a los derechos laborales de los jornaleros, aunque también reconoció violaciones a los derechos civiles y humanos de los trabajadores.

La Asociación de Federaciones Laborales-Congreso Internacional de Organizaciones recordó a Navarrete que la central representa a doce millones y medio de trabajadores estadunidenses que apoyan a los jornaleros de San Quintín.

La directora del departamento internacional de la central de trabajadores, Cathy Feingold, instó a Navarrete a formar una comisión independiente que revise las condiciones en que viven y trabajan los jornaleros.

La central demandó en particular que los jornaleros queden libres de los llamados "contratos de seguridad" que controlan la CROM y la CTM, y que han "llevado a graves violaciones a los derechos laborales" de los jornaros.

El paro de labores de los jornaleros ya se refleja en escasez de algunos productos de San Quintín en Estados Unidos aunque aún sin cifra precisas.

La cadena Costo informó que tiene escasez de fresas porque el 80 por ciento de sus importaciones llega del Valle de San Quintín. La mayor importadora en el sur de California, Los Angeles Wholesale Produce Market, reportó por su parte escasez de tomates, pimientos morrones y chiles, entre otros productos que importa del sur de Ensenada.

Los trabajadores redujeron sus demandas de aumento salarial a 200 pesos por día de trabajo y 20 pesos por cada caja de fresas que cosechen.

Los agroindustriales proponen un aumento de 15 por ciento en salarios. Este fin de semana unos 700 jornaleros marchan a Mexicali para presionar su demanda de aumento salarial y mejroes condiciones laborales..

Según el gobernador de Baja California, Francisco Vega, los jornaleros del Valle de San Quintín son algunos de los mejor pagados en México, y si se mejoran sus salarios, el estado se llenaría de jornaleros.

Las empresas agroindustriales en el Valle de san Quintín no han otorgado comentarios a la opinión del gobernador.