cultura | 29 de Enero de 2019

Octavio Paz fue escritor, poeta y diplomático mexicano, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1990; falleció en 1998 Foto tomada de www.fundacionpaz.org.mx

Por

Por 

Merry MacMasters

Ciudad de México, 29 de enero.- Tanto las cenizas del poeta y Premio Nobel de Literatura 1990 Octavio Paz (1914-1998) como las de su esposa Marie-José Tramini –fallecida el 26 de julio pasado– reposarán en el patio central del Antiguo Colegio de San Ildefonso (ACSI), debajo de un árbol y frente al mural La trinchera, de José Clemente Orozco, confirma el antropólogo Eduardo Vázquez Martín, coordinador ejecutivo del recinto a partir del primero de febrero, aunque la presentación oficial será el día 5.

Según el ex secretario de Cultura de Ciudad de México, “con la muerte de Marie-José las cenizas de Paz quedan liberadas, porque ella quería que la acompañaran hasta el final. Por otro lado, Paz no deseaba ir a la Rotonda de las Personas Ilustres, información que nos llega por varias personas, como Christopher Domínguez y Alberto Ruy Sánchez, además de que a la Rotonda "no entran parejas".

Por otro lado, existe la historia del amor que se prodigaba la pareja, inseparables desde el día en que se conocieron.

En entrevista, Vázquez Martín señala que las cenizas ya están "disponibles"; lo que falta es preparar el espacio en el que van a ser depositadas. Para esto "la Universidad Nacional Autónoma de México pidió al equipo museográfico del ACSI que hiciera una propuesta". Agrega: "la arquitectura del paisaje exacto de cómo se va a hacer aún no está resuelto; sin embargo, tiene que ser algo que se incorpore sin disonancia ni estridencia al patio". Por tanto, todavía no hay fecha para el acto.

Para Vázquez Martín, el depósito de las cenizas de la pareja marcará una vocación adicional para el ACSI: el aporte del espíritu de Paz, por medio de su pensamiento, al lugar donde el también diplomático cursó sus estudios de preparatoria, además de convertirse en "epicentro poético del mundo y, posiblemente, lugar de culto".

Más allá del elemento funerario, el nuevo coordinador del ACSI propone crear una cátedra o programa permanente de reflexión con el nombre del homenajeado, que "abra la posibilidad de discutir mil cosas, porque Paz no sólo es el gran poeta, sino un pensador de lo mexicano, con una perspectiva antropológica del país, de su historia, del mundo, así como las pasiones ideológicas de las artes y vanguardias. Al tocar sus temas podemos convocar a una conversación pública permanente para que no se convierta en mausoleo".
 

También se contempla una sala dedicada a la obra y persona de Paz. Vázquez Marín recordó que el ensayista escribió el poema Nocturno de San Ildefonso (1976), en el que habla de "esa juventud y ese deseo de cambiar el mundo, donde quizá como forma de autocrítica dice que a esa generación revolucionaria y transformadora si algo le faltó fue quizás humildad frente a esas ideas y esos sueños". El ACSI cuenta con una placa alusiva a dicho poema.

Vázquez propone abordar otra dimensión de la palabra "paz". Es decir, "la relación entre cultura y paz; es un espacio pertinente para pensar en la relación entre la cultura y la construcción de la convivencia".