Baja California | 28 de Noviembre de 2015

Comandante de la Segunda Zona Militar, Gabriel García Rincón.
Comandante de la Segunda Zona Militar, Gabriel García Rincón. Foto Gabriela Martínez

Por

Por 

Gabriela Martínez

Tijuana, 27 de noviembre.- El comandante de la Segunda Zona Militar, Gabriel García Rincón, lanzó una advertencia a la población sobre el contacto y consumo de “fentanilo”, una sustancia sicotrópica utilizada para mezclar con heroína principalmente en Estados Unidos, pero que en los últimos meses ha sido decomisada en pequeñas proporciones en Baja California. 

Aunque García Rincón descartó que el consumo fuera dentro del estado, señaló que no solo se trata de consumir grandes cantidades de esta droga, ya que los efectos ocurren simplemente al tacto con la piel, sin necesidad de haberla probado. 

“En dosis pequeñas puede resultar mortal. Es una droga muy peligrosa, según lo que mencionan los doctores es que en cantidades muy pequeñas, incluso hablamos de miligramos, puede causar la muerte a las personas… De ese nivel de peligro estamos hablando para la gente” advirtió. 

Detalló que personal del Ejército Mexicano ha mantenido un cuidado especial para cuidar las cantidades que han sido aseguradas y también al prepararlas para su incineración, como la realizada este viernes, en las instalaciones militares ubicadas en el Aguaje de la Tuna, al sur de Tijuana. 

Un ejemplo son los mecanismos de protección que deben utilizar para el traslado de esta droga, como el uniforme o el uso de guantes gruesos, para evitar el tacto con la piel, ya que el nivel de absorción puede resultar fatal: de 100 a 150 microgramos, que quiere decir de 0.1 a 1.5 miligramos puede ser mortífero, dijo el comandante. 

En el caso de Baja California, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) han incinerado durante los últimos cuatro meses un total de 23.445 kilos de fentanilo, el cual ha sido decomisado en diferentes fechas y lugares, por personal de diferentes corporaciones en lo que va de esta administración federal. 

De acuerdo con el informe “Evaluación de Amenaza de Drogas 2015”, elaborado por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) el gobierno de Estados Unidos se mantiene en alerta ante el incremento en el consumo de heroína mezclada con el estupefaciente, que durante 2013 y 2014 causó 700 muertes.