Baja California | 28 de Octubre de 2017

Personas se acercaron a la frontera en la colonia Nido de las Águilas para manifestarse contra el gobierno estadunidense Foto Alberto Elenes

Por

Por 

Alberto Alfonso López Elenes, reportero

Tijuana, 28 de octubre.- Integrantes de la organización Ángeles de la Frontera que encabeza Sergio Tamai, realizaron una protesta en rechazo a la construcción de los ocho prototipos del muro fronterizo.

En territorio mexicano desde la colonia Las Torres en Tijuana, justo donde se encuentra la original malla frontreriza, los poco menos de 50 participantes, quemaron una piñata con la imagen del presidente estadounidense Donald Trump. Portando cartulinas y lonas con leyendas de ‘no pagaremos el muro de Trump”, gritaban al unísono la frase de ‘No Más Muros’.

Sergio Tamai aseguró que los nuevos muros no detendrán y  la migración podrán ser burlados como ha ocurrido con los ya existentes y que no por ser más altos detendrán la migración ilegal.

“Está demostrado que no van a detener (la migración), a parte también traemos una lona que dice que así como muro de Berlín cayó, algún día caerán todos los muros”, dijo Tamai, quien exigió que todos los nacidos en el continente americano se les debería permitir transitar libremente “desde la Patagonia hasta Alaska”.

Lanzó un llamado a todos los “pueblos” del continente a unirse por la causa. Más allá de la quema de la piñata de Donald Trump, la protesta se realizó sin ningun incidente y ante la vista en un principio, de agentes de la Policía Federal y de la agrupación de la Gendarmería, quien mantienen vigilancia en esta lado de la frontera, desde que dio inicio la construcción de los ocho prototipos del muro.

Posteriormente se sumaron también elementos de la policía municipal de Tijuana del área de inteligencia, quienes al igual que los federales, solo se dedicaron a observar y tomar fotografías de la manifestación.

El 26 de septiembre en territorio estadounidense inició la construcción de los ocho prototipos del muro fronterizo, el jueves pasado quedaron concluidos y se anunció que se someterían a pruebas para verificar si en realidad podrían evitar el trafico de personas y mercancías ilegales a Estados Unidos. Lo muros miden poco más de 10 metros de altura y se encuentran a unos pasos de la malla original que marca actualmente el límite de México y Estados Unidos.

Cabe señalar que durante todo el tiempo que duró la construcción de los ocho prototipos, en ningún momento se realizó ningún tipo de manifestación ya fuera a favor o en rechazo hasta este día. En territorio estadounidense, también las autoridades de la Patrulla Fronteriza habían apartado un espacio donde podían manifestarse quien así lo deseara, pero en ningún momento fue utilizado.