cultura | 28 de Mayo de 2015

Franco Félix Martínez asegura que ya trabaja en la segunda parte de "Los gatos de Schrodinger", que lleva por título "Los amos del universo". Foto cortesía del autor

Por

Por 

Manuel Ayala

Tijuana, 28 de mayo.- Por su obra "Los gatos de Schrodinger", una novela que reflexiona sobre la violencia, el escritor sonorense Francisco Félix Martínez, mejor conocido como Franco Félix, se hizo acreedor al Premio Binacional de Novela Joven 2015 "Frontera de Palabras / Border of Words".

El jurado, integrado por los reconocidos escritores Nicolás Cabral, Alejandro Páez Varela y Daniel Salinas Basave, decidieron otorgar a Félix el premio que consta de 70 mil pesos y la publicación de la obra, bajo el sello del Fondo Editorial Tierra Adentro.

La noticia fue dada a conocer por la revista Tierra Adentro, perteneciente al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través de su cuenta de Facebook, en donde se puede leer el mensaje:

"Franco Félix obtuvo el Premio Binacional de Novela Joven 2015 Frontera de Palabras / Border of words, con su novela 'Los gatos de Schrödinger'. Felicitaciones de parte del Programa Cultural Tierra Adentro y del Centro Cultural Tijuana".

En entrevista para La Jornada Baja California, el originario de Hermosillo, Sonora confirmó el hecho y compartió que esta novela ganadora versa sobre un viaje inmóvil, una odisea estática de dos sujetos más o menos irracionales: Rábano y Doctor Existencialista, en la que sólo hay un escenario.

"Los distintos personajes que aparecen van desfilando sobre esta pequeña área de acción; es algo así como un proscenio en el que sucede la historia. Es verdad que parece un poco neurótico el asunto, pero no podemos escapar de los trastornos".

Por esto mismo, agrega el escritor, ninguno de los individuos que aparecen en el libro está completo, "todos están hechos mierda", aunque no se dan cuenta de ello.

"Algo así pasa acá, desde este lado –en la famosa realidad–, las personas andan por ahí, simulando la sensatez, cuando por dentro están destrozados. Es una novela que reflexiona –aunque esto es una palabra que queda grande– sobre la violencia, sin acariciar los contornos simbólicos de la violencia", comenta.

El autor, que también se hiciera acreedor a la beca Residencias Artísticas México-Argentina 2014 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), compartió que le llevó cerca de dos años y medio terminar esta novela, la cual inició desarrollando los diálogos, "como si fuera una obra de teatro", porque, dice, es muy obsesivo con ello.

"Me agrada muchísimo que los personajes hablen por sí mismos y expresen lo que quieran. Es una suerte de diagnóstico. Revienta el represo de la cordura y las voces fluyen, tienen esta interacción más o menos primitiva. Luego viene el tratamiento, los narradores y el doloroso camino de quienes escriben: darle sentido al texto. Odio descubrir pulsiones mías en los personajes. Eso me hace una persona asquerosa".

Sobre la importancia del premio, por ser binacional y situarse solamente en los estados fronterizos de México y Estados Unidos, Félix señala que esto no es más que "sólo una oportunidad para arrebatarlo, ya que hay muchísimos escritores con talento en el resto del país, y gracias a que no pudieron participar en esta convocatoria no me dieron una paliza".

Por otro lado, agrega, supone un estigma: "es normal que se piense que todo lo que se escribe en la frontera tiene que ver con narcos y violencia directa. Pero hay muchísimos autores que buscan definir una identidad propia mediante otros elementos que son, por supuesto, menos taquilleros".

–¿Consideras que de cierta manera este premio viene a descentralizar y ampliar el panorama de opciones literarias en el país?

–Bueno, no hay duda de que las opciones son pocas. Pero tampoco creo que el premio haga la diferencia. Es decir, el texto tendría que trascender al reconocimiento de los convocantes del Border of Words, de lo contrario, pasará lo mismo que con la mayoría de los autores premiados: nada. Hay ansiedad, es verdad, pero uno sabe que los premios no significan sino un golpe de suerte. Podemos imaginar todas las buenas novelas que se quedaron al margen del concurso.

"Por otro lado, los premios que se otorgan en el centro del país no están restringidos a los habitantes del centro, pueden participar todos. No creo que siga vigente, con las nuevas modalidades de comunicación instantánea, el conflicto entre norteños, centralinos y sureños. Ya fue".

–¿Cuánto le puede resignificar un premio literario a un escritor?

–Somos humanos y debemos aceptar nuestros errores: Todos queremos dinero. Todos, excepto los poetas malditos. Fundamentalmente lo hacemos por eso. Somos ruines. Hablo en plural porque no quiero sentirme solo declarando esto. Primero está eso, el dinero, ninguna editorial te paga tanto por los derechos por un manuscrito. Luego está lo más terrible, que la van a publicar. A muchos les agrada ser reconocidos por su trabajo. A mí me aterra, tengo sólo unos pocos meses antes de que se publique el libro. Después de eso, todo estará perdido, descubrirán la farsa. Ni modo.

–¿Qué otros proyectos tienes en puerta?

–Terminé hace poco una novela llamada "Maten a Darwin", me tomó seis años producirla. Se trata, hasta ahora, del proyecto más ambicioso que tengo. No tengo idea dónde la publicaré. Estoy trabajando en otra que se llama "Todos me llaman pelmazo". Y en la segunda parte de este mismo libro premiado, se llama "Los amos del universo", es como un spinoff de dos tipos que aparecen en "Los gatos de Schrödinger". Este mismo año se publica otro libro que se titula "Kafka en traje de baño".

El Premio Binacional de Novela Joven 2015 "Frontera de Palabras / Border of words" fue convocado por Conaculta, a través del Programa Cultural Tierra Adentro, el Centro Cultural Tijuana (Cecut) y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En dicha convocatoria se especificaba que únicamente podían participar "los escritores mexicanos, de hasta 34 años de edad, residentes en los estados fronterizos de México (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León) y de Estados Unidos (California, Texas, Arizona y Nuevo México)".

De acuerdo con el escritor, la premiación se realizará en octubre en Tijuana como parte de las actividades del Festival de Literatura del Noroeste (Felino) que organiza el Cecut, y para ese entonces deberá estar ya impreso el libro y a la disposición del público.