Baja California | 28 de Abril de 2018

Migrantes permanecen en Tijuana en espera de su turno para solicitar asilo político en Estados Unidos. Foto Jorge Heras / Lindero Norte

Por

Por 

Antonio Heras / La Jornada

Tijuana, 28 de abril.- Deambulan por las calles de Tijuana, observan a las ciudades fronterizas, conversan entre sí, mientras esperan su turno para asistir a la garita de San Ysidro para pedir asilo al gobierno de Estados Unidos.

Evaden las entrevistas, aunque entre los migrantes centroamericanos se reconoce que son victimas de violencia y de discriminación en diversas ciudades de Honduras.

Forman parte de un grupo de 50 transexuales que participaron en el Viacrucis del Migrante en Lucha, cuyo trayecto de 30 días inició en Tapachula, Chiapas, para culminar en Tijuana, Baja California.

Silentes, se mantienen expectantes a los anuncios de los organizadores de la caravana, representantes de Pueblos Sin Fronteras, en especial a la capacitación que tuvieron en esta frontera para enfrentar a los agentes de migración y fiscales estadunidenses en su solicitud de asilo.

En el albergue Alfa y Omega de Mexicali, la publicación de un periódico local que los denominó 'homosexuales' les provocó indignación y molestia. A partir de ahí optaron por rechazar cualquier declaración y entrevistas sobre su intención de cruzar a Estados Unidos y asentarse en California.