Baja California | 28 de Marzo de 2015

La escasez del producto ha obligado a importar de Estados Unidos y vender en Tijuana las cargas que se exportarían porque la cosecha tardía redujo su calidad
La escasez del producto ha obligado a importar de Estados Unidos y vender en Tijuana las cargas que se exportarían porque la cosecha tardía redujo su calidad Foto Gabriela Martínez

Por

Por 

Gabriela Martínez

Tijuana, 28 de marzo.- El precio de la fresa proveniente de San Quintín se disparó en los últimos días en esta frontera a raíz del conflicto que se registra en el sur de Ensenada donde miles de jornaleros mantienen un paro laboral desde el 17 de marzo para reclamar mejoras laborales.

La caja cuyo peso varía entre los cinco y seis kilogramos que antes del conflicto se vendía en 60 pesos, alcanzó los 170 pesos en las centrales de abasto y la caída en ventas, además de que han tenido que vender en Tijuana una parte del producto que se vendería en Estados Unidos por la merma en la calidad causada por la cosecha tardía, aseguran comerciantes.

"Fresas de California" es la principal distribuidora del fruto rojo en la ciudad; la mayoría de su producción llega del sur de Ensenada, pero desde el conflicto han importado de Estados Unidos, refiere Alfredo, comerciante del mercado de abastos del bulevar Benítez, uno de los más grandes de la ciudad.

"Es la ley de la oferta y la demanda; para estas fechas siempre hemos comprado hasta tres tráileres con fresa por día, pero estas semanas solamente nos llegan una camioneta con media carga... la gente llega a comprar pero no tenemos para venderles”, lamentó.

José es un empleado en la tienda "Ositos", uno de los clientes de la abastecedora de fresas. Afirma que el repunte en el costo del fruto también les ha pegado en el bolsillo, ya que antes podían vender 112 cajas en menos de tres horas y el fin de semana pasado no pudieron deshacerse de las únicas 10 que compraron para su tienda.

"Desde las cinco de la  mañana ya teníamos gente haciendo fila para comprar. La mayoría son de los que trabajan en los sobrerruedas o los que venden sus cajitas en las calles... esta vez no alcanzaron, quién sabe cómo le estarán haciendo para trabajar", indicó.

Para José, quien desde pequeño ha trabajado en la tienda de abarrotes, un negocio familiar, quienes salen perdiendo son los consumidores, ya que en unas horas el precio puede variad, "es casi cuestión de azar", afirma.

"Por ejemplo, este viernes los precios eran como de 100 pesos por caja de fresa porque el camión con las tarimas no había llegado, entonces escaseó el producto pero como llegó al mediodía el costo de la fruta disminuyó y está entre 60 y 90 pesos… mañana quién sabe".

La fresa es el producto que mas cambio ha registrado desde que iniciaron los conflictos en San Quintín, incluso uno de los choferes que llegó a la central de abastos con las cajas de fruta explicó que hay ranchos que tuvieron que destruir su producción entera.

Otros que debían llevar las cargas hacia Estados Unidos decidieron rematarla en territorio mexicano ya que el retraso en la pizca ocasionó que las fresas perdieran los estándares de calidad que exigen las empresas estadunidenses.

Alberto, el encargado de la empresa agrícola Los Pinos de San Quintín que tiene un local de venta de tomate en Tijuana, afirma que los conflictos no han afectado la venta ya que la producción que se está comercializando esta temporada es de Sinaloa, sin embargo está por terminarse y para finales de abril o principios de mayo debe empezar a llegar la de San Quintín.

"Pues en realidad a nosotros eso de los jornaleros todavía no nos pega; estamos muy tranquilos vendiendo lo de Sinaloa… lo que no sé es qué vamos a hacer porque ya para el otro mes se acaba la temporada de allá y no sabemos si nos van a llegar producción de Ensenada… si no, pues ya estamos viendo, a lo mejor vamos a comprar de Estados Unidos", afirma.