méxico | 27 de Noviembre de 2017

El presidente Enrique Peña, flaqueado por los perredistas Miguel Barbosa y Julio César, durante la promulgación de la reforma constitucional para crear el Sistema Nacional Anticorrupción. Foto Francisco Olvera

Por

Por 

Alonso Urrutia, La Jornada

Ciudad de México, 27 de noviembre.- Los primeros resultados que arroje la actuación del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) podrán percibirse en un plazo máximo de cinco años, cuando se aprueben las nuevas políticas desde su comité coordinador, opere la instrumentación de la plataforma digital nacional y se consolide toda la estructura del sistema, asegura Ricardo Salgado Perrilliat, responsable de la secretaria ejecutiva del sistema, que entró en funciones el pasado 19 de julio.

Reconoce que sólo con los resultados, la sociedad podrá recobrar la confianza para participar, mediante denuncias, en el combate a la corrupción, pues sin rendimientos se mantendrá la frustración social. Si bien el diseño del SNA es complejo, para Salgado Perrilliat es una buena estructura que permitirá, cuando esté completamente integrado –tanto por los funcionarios que falta por designar en el plano federal, como por las insuficiencias legales y de estructura que aun hay a escala estatal–, coadyuvar para enfrentar la corrupción.

Hasta que se complementen los elementos que quedan pendientes para la integración del SNA, hay una fase de transición. Si bien el comité coordinador del SNA ha comenzado a operar y tomar decisiones, falta que el Senado designe al nuevo fiscal anticorrupción. Mientras, el marco legal que regirá específicamente las conductas de corrupción será el anterior.

A decir de Salgado Perrilliat, no hay espacio para la impunidad, pues si bien la ley que regula el SNA estipula que será hasta que se designe al fiscal cuando opere el nuevo marco legal en la materia, en ese periodo será aplicable la regulación anterior.

–¿Urge que el Senado designe a los funcionarios faltantes? (el fiscal anticorrupción y los magistrados de las salas especializadas del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

–Sí hay sillas vacías, pero se sigue trabajando con los seis miembros actuales. No se ha dejado de laborar. Lo ideal es que estuviera completo, pero se ha trabajado bien –estima Salgado.

Entre las acciones a corto plazo que se han comenzado a diseñar, destaca los nuevos formatos de declaraciones patrimoniales que regirán de forma universal entre funcionarios públicos, incluidos quienes se desempeñan en el esquema local. Con la entrada en vigor del nuevo marco legal, ya no será opcional hacerlas públicas, sino que será obligatorio, con excepción de ciertos datos personales: es decir, se podría dar a conocer el monto de dinero contenido en una cuenta, pero no el número de cuenta.

Otra de las obligaciones contenidas en la ley es la construcción de la plataforma digital Nacional, un instrumento que pretende integrar las principales bases de datos que permitan a la sociedad tener información en datos abiertos.

En principio deberá incorporar por disposición de ley al menos siete bases de datos: de evolución patrimonial, de declaración de intereses y constancia de presentación de declaración fiscal (Declaranet); de los servidores públicos que intervengan en procedimientos de contrataciones públicas; del sistema nacional de servidores públicos y particulares sancionados; del esquema de información y comunicación y del sistema nacional de fiscalización; de denuncias públicas de faltas administrativas y hechos de corrupción, y el organismo de información pública de contrataciones (Compranet).

Sin embargo, no es limitativo, pues podrán incluirse otras bases de datos que pudieran ser de utilidad para el ciudadano, a fin de que pueda consultarlas en una sola plataforma.

Podrían ser, dijo, bases de datos estatales o de otros entes públicos, como por ejemplo, la lista de empresas fantasma o con problemas legales que tiene el Servicio de Administración Tributaria o bien el listado de concesiones públicas del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Designado en julio pasado como el responsable ejecutivo del SNA, señala que en estos seis meses de trabajo se ha abocado a integrar la estructura administrativa que está conformada por 122 servidores púbicos y se encuentra en proceso de designación cinco cargos directivos en los cuales se optó por ponerlos a concurso.

Estima que en el primer trimestre de 2018 puede concluirse la integración de la estructura de la secretaría ejecutiva del SNA.

Sondeo

¿Estás de acuerdo en que suspendan operaciones del SITT?