méxico | 27 de Septiembre de 2018

La SFP lo inhabilitó por 10 años para desempeñar algún cargo en la administración pública y le aplicó una multa por 210 millones 493 mil 829 pesos. Foto de archivo

Por

Por 

Carolina Gómez Mena / La Jornada
Ciudad de México, 27 de septiembre.- Gustavo Rodríguez González, quien se desempeñó como director de Comunicación Social de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) con Rosario Robles Berlanga, y quien también ocupó ese mismo cargo cuando la funcionaria estaba al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), fue inhabilitado y sancionado económicamente por la Secretaría de la Función Pública (SFP) por presuntas irregularidades en el pago de servicios en la realización de una campaña mediática.

La tarde que ayer el ex vocero anunció que dejaba su cargo como director de Comunicación Social de la Sedatu, tras ser sancionado administrativamente.

La SFP lo inhabilitó por 10 años para desempeñar algún cargo en la administración pública y le aplicó una multa por 210 millones 493 mil 829 pesos.

Dicha penalidad fue impuesta por presuntamente haber originado un daño patrimonial al erario público por 175 millones 411 mil 524 pesos.

Rodríguez González dio a conocer que había sido sancionado de manera administrativa por el Órgano Interno de Control (OIC) de la Sedesol.

En su mensaje a medios omitió dar detalles del monto de la sanción ni de la temporalidad.

Las presuntas irregularidades habrían ocurrido en la campaña de medios denominada Cruzada Nacional contra el Hambre: 2 años cumpliendo, la cual dijo fue difundida en 2015, cuando el ex funcionario se desempeñaba como director de área en la Unidad de Comunicación Social de la Sedesol, en la gestión de Robles Berlanga.

En su alocución dijo que debido a las circunstancias no responderé preguntas posteriores por el momento, y expuso que estoy seguro de que ganaré el caso, porque tenemos pruebas para lograrlo.

El mensaje lo dio en el despacho de su abogado, Julio Hernández Barros, integrante del bufete Hernández, Pliego y Asociados.

El ex vocero de Robles, funcionaria ligada a un presunto desvío por más de mil 900 millones de pesos que habrían ocurrido en esas dependencias, entre 2014 y 2016, consideró que el OIC lo sancionó, pero no agotó el principio de la exhaustividad, por este motivo esta instancia investigadora de la Sedesol omitió verificar los entregables que se pusieron a su disposición mediante oficio fechado en 2017, lo que claramente evidencia una investigación deficiente.

Las aparentes irregularidades en la gestión de Robles Berlanga en la Sedesol y la Sedatu fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación e incluyen los servicios contratados con Radio y Televisión de Hidalgo.

Se dice en esta resolución que solicitamos y pagamos una campaña de la que no existe constancia, según el OIC. No obstante, dijo que esa campaña fue una realidad, se vio en todos los medios de comunicación del país en febrero y marzo de 2015.

Puntualizó que fue una campaña autorizada por la Secretaría de Gobernación a través de la que se “transmitieron 2 mil 600 espots de radio, mil 200 inserciones en periódicos, así como espectaculares, carteleras y banners y otros medios de comunicación complementarios, además de que realizamos actos culturales y masivos”.

Aseguró que en cumplimiento de la resolución del OIC me estoy separando del cargo, a fin de iniciar mi defensa ante las instancias correspondientes.