Baja California | 27 de Junio de 2019

Muchos de los migrantes que llegaron a Tijuana han encontrado trabajo a la espera de que la oficina de migración en Estados Unidos les conteste la solicitud de asilo político. Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 27 de junio.- Wendoline, hondureña de 29 años, llegó a Tijuana en febrero de este año, acompañada por sus hijos; anhelaba cumplir el "sueño americano" y lo encontró, pero no en Estados Unidos sino en Tijuana. 
 
A su llegada, logró quedarse en un albergue de la Zona Centro, esperando el momento de cruzar y pedir asilo en la Unión Americana. 
 
No obstante, al ver los resultados que obtenían sus compatriotas y compañeros migrantes quienes, o no pasaban o se les deportaba, desistió. 
 
Ella es una de las 7 mil 343 personas que se han presentado ante un oficial de la Oficina de Protección y Aduana de Estados Unidos y han regresado a Tijuana, en espera de una nueva cita. 
 
Esta cifra la compartió el secretario de Gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez, el miércoles por la mañana. 
 
El funcionario aseguró que la mayoría de estos migrantes ya trabajan en el estado, gozan de esta oportunidad que les ofreció el Servicio Nacional de Empleo y están alojados en casas de renta o en albergues. 
 
Wendy, como la llaman cariñosamente, en lugar de persistir en cruzar la frontera, buscó la forma de iniciar una vida nueva en Tijuana, lejos de su natal Honduras. 
 
En el mismo lugar donde le dieron alojo, junto con su familia, encontró trabajo, primero asistiendo de forma esporádica hasta que su apoyo se hizo permanente. 
 
Ahí mismo la apoyaron para obtener la visa humanitaria que le permite vivir y trabajar en México. Se manifiesta agradecida por la oportunidad que esta ciudad le brindó a ella y a sus dos hijos. 
 
Rueda Gómez aseguró que las instituciones gubernamentales de estado se han mantenido atentas para evitar cualquier situación que altere el orden por parte de los migrantes, aunque asegura que no han causado mayor problema.