méxico | 27 de Junio de 2019

La migrante salvadoreña Tania Vanessa Ávalos Óscar, recibió este jueves los cuerpos de su esposo, Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria, quienes se ahogaron en el Río Bravo el domingo pasado. Foto captura de video

Por

Por 

Julia Le Duc / La Jornada
Matamoros, 27 de junio.- Los cuerpos de los migrantes salvadoreños Óscar Alberto Martínez Ramírez y de su hija Valeria, quienes se ahogaron en el río Bravo el domingo pasado, fueron entregados a sus familiares para que los trasladen a su tierra natal y les den sepultura. 

Enrique Maciel, delegado del Instituto Tamaulipeco del Migrante indicó que la voluntad de Tania Vanessa Ávalos, la viuda de Óscar, es trasladar a El Salvador el cuerpo de su esposo e hija de 23 meses que perecieron cuando intentaban ingresar a Estados Unidos. 

La Procuraduría de Justicia de Tamaulipas entregó los cuerpos a la madre de familia, mismos que retiró del anfiteatro de Matamoros. Luego, en una carroza, los cuerpos fueron llevados hacia la funeraria Ramírez, para ser trasladados este mismo miércoles a Monterrey, Nuevo León, y de allí tomar un vuelo director a San Salvador. 

Procedentes de Tapachula, Chiapas, donde consiguió visas humanitarias para transitar por México de manera legal, la familia llegó a Matamoros el domingo pasado. 

Por ser día de descanso, encontró cerrado el módulo para solicitud de asilo político en Estados Unidos. 

Los tres comenzaron a caminar sobre el bordo del río Bravo hasta llegar a un punto donde Óscar decidió internarse al país vecino, tomó en brazos a su hija y se metió al agua hasta alcanzar la otra orilla, donde dejó a la menor. 

Luego regresó por Tania Vanessa, pero apenas había avanzado cuando la niña se lanzó detrás de él por lo que se regresó por ella; fue entonces que sobrevino una corriente de la que ya no pudieron salir, contó la esposa. 

Fue el lunes cuando los cuerpos flotaron a unos 300 metros de donde se sumergieron ante la mirada de Tania Vanesa.