Baja California | 27 de Mayo de 2015

Realizan "Seminario Internacional Seguridad y Migración en la Frontera Norte de México" en Tijuana.
Realizan "Seminario Internacional Seguridad y Migración en la Frontera Norte de México" en Tijuana. Foto Gabriela Martínez

Por

Por 

Gabriela Martínez

Tijuana, 27 de mayo.- Migrantes producen una tercera parte de la producción agrícola de Estados Unidos; por lo menos nueve de cada 10 jornaleros son latinoamericanos y, al igual que en México, sufren violaciones a sus derechos humanos, sostuvo el ex presidente del Colegio de la Frontera Norte (Colef), Jorge Alejandro Bustamante.

Entrevistado en el  "Seminario Internacional Seguridad y Migración en la Frontera Norte de México", el catedrático explicó que las autoridades estadunidenses se niegan a reconocer que parte de la economía de ese país es sostenida por las menos de miles de migrantes.

"Es un problema que tiene que ver con una mezcla de racismo con prejuicios que no están apoyados en algún dato científico; es muestra de la ignorancia de ese país y también del nuestro, al no aprovechar a estos campesinos capaces de producir enormes riquezas pero en otros lugares, porque aquí no hay oportunidad", lamentó.

Bustamante indicó que la mayoría de los jornaleros de los campos agrícolas en Estados Unidos, provienen de las comunidades indígenas de México, mixtecos particularmente, quienes prefieren migrar y dejar sus tierras por la falta de oportunidades; sin embargo, el trabajar en aquella nación no es garantía de nada, ni siquiera del respeto a sus derechos humanos.

El ex presidente del Colef acusó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de engañar a la población, ya que mientras en campaña prometió una reforma migratoria para regularizar la estancia de miles de personas que no tienen documentos para permanecer en ese país, durante su primera administración y en lo que va de esta, se ha convertido en una "máquina de deportación".

No habló de cifras, pero el maestro y doctor aseguró que el mandatario estadunidense ha deportado a más gente, incluso, que el ex presidente George Bush, a quien consideró uno de los republicanos más conservadores, y que ejerció mayor represión en contra de la población migrante, al reforzar la frontera entre ambas naciones.