diputados federales | 27 de Abril de 2019

Debido a la reasignación de fondos la medida no entrará en vigor hasta 2020. Foto tomada de @HospitalTeleton

Por

Por 

Roberto Garduño y Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de Mexico, 27 de abril.- En una decisión contradictoria, reprochada por la oposición, Morena y sus aliados aprobaron ayer en la Cámara de Diputados una reforma para que los padres de niños con cáncer puedan recibir licencias, con goce de hasta 60 por ciento de su salario, pero la medida será efectiva en 2020, gracias a un candado que la mayoría introdujo para no garantizar fondos que solventen el programa durante este año. 

Durante una discusión que llevó más de seis horas, debido a la oposición de Morena para aceptar la reasignación de fondos, finalmente se incluyó un artículo transitorio, que condiciona el arranque del beneficio, y al tratarse de una minuta del Senado, con la modificación se le devolvió a esa cámara. 

En dicho apartado, se incluyó que “los recursos para el ejercicio 2019 se obtendrán de los apartados precisados en el presente decreto”. 

No obstante, en ninguna parte del dictamen –aprobado por 212 votos a favor de Morena, PES, PT y PVEM, y 177 en contra, entre estos ocho de Morena– se detalla de qué apartados del Presupuesto de Egresos de la Federación se financiarán las licencias. 

Y, enseguida, en el mismo transitorio, se señala: “y posteriormente los recursos que se requieran deberán ser garantizados, etiquetados y provisionados con anterioridad por la Secretaría de Hacienda de los ejercicios que correspondan”. 

Carlos Puente Salas (PVEM) terminó por reconocer: “en el próximo presupuesto (de 2020) le vamos a dar suficiencia presupuestal”. 

Ningún argumento funcionó y eso que Fernando Galindo (PRI) sostuvo que sí hay fondos, porque existen subejercicios de 40 mil millones. 

Miguel Riggs (PAN) incluso rogó que la cámara tomará la decisión de pedirle a Hacienda reasignará fondos, por ejemplo, del proyecto del aeropuerto en Santa Lucía, sobre todo si la obra iniciará en junio. 

A pregunta de su compañero de bancada Enrique Ochoa Reza, la diputada Claudia Pastor sostuvo en la tribuna que cada hora en México mueren cuatro niños por cáncer, y de aceptarse la modificación que propuso Marco Antonio González Reyes (Morena), se corre el riesgo de que el Senado no la pueda aprobar en los dos días que le restan al periodo de sesiones. 

“Vamos a impedir que padres y madres estén juntos, en una de las peores batallas que podríamos imaginar. Es mucho el cargo de conciencia que nos dejaría. No esperemos ni un día”, planteó. 

Las críticas arreciaron porque, para pasar el transitorio de González Reyes, la mesa directiva lo sustituyó por otro, donde se trasladaba el programa a 2020. Las dos versiones fueron publicadas con la misma hora de recepción y el mismo número de anexo en la Gaceta Parlamentaria. Una, firmada por González Reyes, y otra por Miguel Pavel Jarero, también de Morena. “Esto es un cochinero”, cuestionó Ochoa Reza. 

Descubierto el ardid, la oposición tomó la tribuna con gritos de “¡fraude, fraude!” y de “¡mienten y traicionan!” El Canal del Congreso suprimió el sonido para que no se escucharan las protestas en su transmisión. Morena respondió a la oposición: “¡Con agua curaban y no dijeron nada!”.