mundo | 26 de Noviembre de 2017

"Más que un operativo represivo, fue una caza racista", dijo Natalia Araya, representante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos en relación al fusilamiento de Rafael Nahuel, de la comunidad Lafken Winkul Mapu Foto pagina12.com.ar

Por

Por 

Stella Calloni, corresponsal La Jornada

Buenos Aires, 26 de noviembre.- El asesinato del joven Rafael Nahuel, de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu por fuerzas de seguridad nacional en Villa Mascardi, en la provincia argentina de Río Negro, que dejaron además dos heridos y desaparecidos, después de operaciones de desalojo en que se violaron los derechos humanos de las víctimas, coincidió con el velatorio de los restos de Santiago Maldonado, quien murió en el marco de un ataque de la Gendarmería el pasado 1 de agosto, similar a éste lo que marca una nueva semana trágica en el sur patagónico.

Más que un operativo represivo, fue una caza racista dijo la abogada de esa comunidad, Natalia Araya, también representante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos en relación al fusilamiento de Nahuel, este sábado. “Cacería” fue el titular del periódico Página 12 este domingo, en que algunos organismos humanitarios se convocaron para reclamar en esta capital y también en Bariloche, Río Negro.

Esto sucede en el mismo sur donde se busca al submarino ARA San Juan, desaparecido desde hace once días y la propia marina, a través de su vocero capitán Enrique Balbi sostenía que aún puede existir una “situación de supervivencia extrema" de los 44 tripulantes, después que la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió aseguró el sábado que todos estaban muertos.

Balbi tranquilizó a los familiares de los tripulantes que denunciaron que se habían bloqueado las cuentas de los mismos y, por lo tanto, estaban en graves dificultades ante lo cual aclaró el vocero que eso ya estaba solucionado.

En el caso del submarino desaparecido, como con los mapuches y la muerte de Santiago Maldonado, los medios de comunicación masivos que en 98 por ciento responden al gobierno de Mauricio Macri están creando graves confusiones y difundiendo informaciones falsas.

Sobre la represión brutal contra varias comunidades mapuches, y especialmente ante el asesinato de Nahuel, Clarín titula: “Ocupación mapuche” sólo por el hecho de que tratan de mantener los pequeños espacios de tierras, que en realidad les pertenecen, en un territorio como la Patagonia repartida entre grandes terratenientes, los más grandes de ellos extranjeros.

Dos de los más importantes son Benetton en Chubut, ocupando casi un millón de hectáreas, con mayoría de capitales británicos y el también británico Joe Lewis en Río Negro, donde incluso se adueñó del Lago Escondido, patrimonio turístico de los pueblos patagónicos, Lewis es íntimo amigo de Macri, quien suele vacacionar en su casa.

El Comité por la Libertad de Milagro Sala repudió el asesinato muerte de Nahuel y aseveró que el mismo se produjo en un contexto represivo que ha ido en aumento desde la llegada de la alianza Cambiemos al poder, en diciembre de 2015.

Puntualizaron que “Rafael Nahuel no murió en un enfrentamiento. Fue asesinado por las fuerzas represivas del Estado nacional. Exigimos el fin de la persecución, el respeto a las garantías constitucionales, la renuncia de Patricia Bullrich, responsable política de la represión, y que se investigue y castigue a los responsables”.

Como hecho grave también se puede citar que el asesor ecuatoriano de Macri y sus ministros, Jaime Durán Barba, en un artículo en el diario Perfil justifica todo lo actuado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, donde acusa prácticamente a la familia Maldonado y los organismos humanitarios, como si fueran los victimarios. En el caso de los mapuches sostiene que Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) es un grupo que está situado ideológicamente a medio camino entre Sendero Luminoso y el movimiento de Canudos de Antonio Conseheiro … El Pu Lof de Cushamen es una base del RAM”, sostiene falsamente.

“En el Pu Lof todo es secreto y funciona como la caricatura de las zonas liberadas de Marquetalia o El Pato durante el apogeo de la guerrilla colombiana”, dice Durán Barba, en referencia a las precarias casillas con que tratan de resguardar sus comunidades. Justifica la militarización de la Patagonia, favoreciendo no sólo a los grandes terratenientes, sino a potencias extranjeras, que sueñan con apoderarse de los grandes recursos de estos lugares.

Sondeo

¿Estás de acuerdo en que suspendan operaciones del SITT?