Baja California | 26 de Octubre de 2018

La Caravana actual representa una expresión política y mediática de un movimiento que silenciosamente se realiza día con día, de acuerdo con María Dolores. Foto Victor Camacho

Por

Por 

Ana Langner / La Jornada
Ciudad de México, 26 de octubre.- Cada año las caravanas de migrantes centroamericanos han recorrido México como una forma de protesta. La caminata que actualmente transita por el país no significa un flujo extraordinario, sino una expresión política y mediática de un movimiento que silenciosamente se realiza día con día, de acuerdo con María Dolores París Pombo, coordinadora del Observatorio de Legislación y Políticas Migratoria del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

En entrevista telefónica, la especialista explicó que la movilidad de centroamericanos en caravanas llamaban poco la atención de medios y gobiernos, en particular el de Estados Unidos. Por lo general el paso de dos grupos se distinguía a lo largo del año: uno que iniciaba en fechas previas a la Semana Santa, denominada Viacrucis migrante; la otra en el último trimestre, integrada por familiares de migrantes desaparecidos en México.

Fue en abril de 2018 que el Viacrucis migrante fue notado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien desde sus redes sociales difundía mensajes racistas y xenófobos en su contra. De acuerdo con París Pombo las abundantes noticias acentuaron la polarización política del público mexicano y estadunidense en torno al fenómeno.

Si bien la actual caravana que transita por territorio mexicano y que salió de Honduras el 13 de octubre no surge de los movimientos antes mencionados, quienes se les han unido en su recorrido huyen de la violencia y pobreza que viven.

La investigadora del Colef expresó que la concentración de estas personas, muchas de ellas en condiciones de gran vulnerabilidad social y con necesidades de atención inmediata, representa un reto para las organizaciones de la sociedad civil situadas en el sur de México, para las autoridades mexicanas y para organismos internacionales.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: